domingo, 11 de noviembre de 2007

Cuestas...abajo


Hablábamos el otro día del entreno en cuesta. Fundamentalmente nos referíamos a las cuestas arriba, aunque no hay que olvidar el entrenamiento en cuestas abajo. De hecho, cuando empecemos el específico hay varias sesiones de 1000 metros cuesta arriba y 1000 cuesta abajo, con repeticiones en aumento, según van pasando las semanas. Con ello conseguimos reforzar considerablemente los cuadriceps, responsables de aguantar nuestro peso en la bajada, y de impulsarnos hacia la meta.

Pues bien, hoy ha tocado, de manera no planificada, lanzarse a tumba abierta cuesta abajo, desde Garabitas hasta las pistas de tenis. Antes de esta cabalgada, habíamos subido con el ilustre Amodia hasta el mencionado bosque en el respetable tiempo de 43:30. Nos despegamos del grupo al entrar en la carretera de Castilla, y desde allí hasta arriba a toda pastilla.

Nos quedamos Luis, tren Valencia y yo solos para bajar, con Luis rezumando ganas de lanzarse a por todas en la bajada. Yo me encontraba bien, pero conocía mis carencias en distancias cortas con Luis, y más cuesta abajo (uno de mis muchos puntos débiles). Así que cuando Luis se escapaba en la primera cuesta me fui tras él, le pasé y con este primer hachazo senté mis intenciones. Quedaban 2000 metros de bajada, así que en el primer rellano bajé el ritmo (íbamos a 3:40) y fui alcanzado por Luis. Pero a 100 metros teníamos otros dos corredores, que iban bastante rápidos. No se despegaban, sino todo lo contrario. Cuando estábamos a 30 metros le digo a Luis: "vamos a por ellos", y pego un segundo hachazo, probablemente por debajo de 3:30. Les pasamos como un obús, pero todavía faltaban unos 500 metros hasta la carretera que linda con las pistas de tenis. Tengo a Luis pegado a mi, sé que si no le suelto en pocos metros me cambiará y no tendré respuesta, así que no aflojo (además no quiero que los pasados me hagan un Bañon...), y cuando quedan 200 metros oigo el Uffff de Luis, y alejarse un poco sus pisadas. Qué gozada, creo que desde agosto no me encontraba como hoy (bueno el otro día subiendo el express way también me encontré, pero había sido un entreno extremadamente suave, así que no contaba tanto). Gracias Luisete por el sprint!!!

3 comentarios:

comb dijo...

La verdad es que fue un gustazo ver al Carca de siempre en plenitud de forma. Mira que yo iba crecidito pero ni de coña pude seguirle.

Los domingos en la CdC son una maravilla. Yo me cuido algo hacia la fuente (en 45' frente a los 43') de Alfonso. Y aún así les sacamos las vielas a la mayoría... que lógicamente y a diferencia de nosotros van calentando motores y no tan rápido.

Este entrenamiento nos va a dar fuerzas para Canillejas y en general vidilla para el cuerpo. eso sí, uno a la semana porque si es siempre así nuestra amiga "lesión" aparece sin avisar

Nacho dijo...

O sea, que el pobre Alex os vio salir lanzados como alma que lleva el diablo y no supo de vosotros hasta el aparcamiento.
Pasan los años y no cambiamos un ápice: lanzados en la primera parte de un progresivo; a toda mecha en cuesta abajo desde el minuto 0; no soportamos con paciencia ver a nadiue por delante, se trate de una bicicleta, corredores o una abuela; sprint masivo en los últimos 500 metros, como diría Rodrigo, ¡para preparar un maratón!...total, lo de siempre, una preparación científica.
pero, por si a alguien le suena raro, ¡es lo más divertido!: correr con lo amigos, picarse por nada, disfrutar de la carrera, ponerse a prueba cada diez segundos...¡una gozada!

Cami dijo...

Suscribo los comentarios de Nacho, ultimamente solo puedo decir, ¡qué envidia!
Enhorabuena Carcasona por esos 43' hasta la fuente, ¡un tiempo muy bueno!.
Y la bajada ya debió ser para grabar y pasarla el próximo sábado en casa de los Bañón en sesión continua. ¡qué ritmos! 3'40'', 3'30''..., que gozada dar zapatilla a esos ritmos.

Carca, ¿cuándo vamos a quedar con Rojo para diseñar el circuito del Sanpa?