jueves, 24 de diciembre de 2009

¡Feliz Navidad runners!




¡Feliz Navidad a todos los runners de buena voluntad!

Esta noche es Nochebuena así que descanso, pero mañana Navidad correremos por El Reti. A las 9:30 hemos quedado en el árbol y como tarde a las 10 con la gente del Boston. Para correr y disfrutar juntos en un día muy especial.

A todos los que corréis os deseo una feliz Navidad y que disfrutéis mucho corriendo en el 2010... que si disfrutamos las marcas vendrán

Feliz Navidad a Mildo y Naranja, a Joan Rigabert, a Rosa y a Fran, a Luis Hita y a Glenn, a Fran y Leti, a Pepe y Marisa, a Quique, a Antonio, a Alex, a Olga y Alfonso, a Gonzalo, a Carles, a Vicente, a Angelito Zurdo, a Risco, a L. Macedo, a Manuel Binoy, a Fer, a Maese, a Francis. a JMBarquero, a Víctor, a todos los del Boston y al resto de los locos que os pasáis de cuando e cuando por aquí

martes, 8 de diciembre de 2009

Crónica del Maratón de Florencia


El Angel de la Guarda

Son discretos, no hacen ruido. Casi nunca somos conscientes de su existencia, pero siempre están ahí. Yo tengo la suerte de tener bastantes a mi alrededor, y como después se verá, aparecen en los momentos más insospechados, para ayudarnos cuando estamos en problemas.

Florencia, 29 de Noviembre. 6 de la mañana. Como siempre, el día de un maratón, antes de que suene ninguno de los tres despertadores que he puesto, ya estoy despierto. Después de los buenos días a Susana (ese ángel de la guarda del que sí que soy consciente que me acompaña), la rutina habitual: Lo primero, abrir la ventana y mirar por ella, para adivinar el tiempo que nos acompañará. Se ven la luna y las estrellas, y no hace mucho frío. Condiciones óptimas, aunque con bastante humedad, que no noto en ese momento. Lo segundo, mi desayuno particular pre-maratón: un tetrabrik de papilla de 8 cereales con miel, puro hidrato de carbono de fácil digestión, pero difícil engullición, y más a esas horas tempranas. Litro y medio de agua y duchita. Estiro (poco) y bajo a acompañar al resto del grupo en su desayuno más convencional. Risas y nervios habituales. Sigo alucinado con el poder de digestión de Comb: 8 tostadas y no sé que más. Pablo tampoco desayuna mal, muffin incluido…

A las 7:30 estamos todos en recepción, para la sesión fotográfica. Llega Rodri, y caen las primeras cien fotos del día. Nos acordamos mucho de nuestros amigos con los que hemos entrenado, de la gente del Boston y del Reti, y en especial de nuestro amigo Santi, que tiene su particular maratón en Madrid, en su lucha contra la enfermedad.


Partimos hacia la salida, paseando con cientos de runners por delante de la catedral y de la plaza de la Señoría. Paisaje peculiar en la vieja Florencia. Las esculturas de la Logia, el David y las de los Medicis, deben flipar.
Hace un día espectacular, con sol. Al rato empezamos a quitarnos capas, para dejarlas en los camiones preparados por la organización. Nos acompañan Susana, Juan Mari y Luis Hita. Una estupenda organización, que no parece latina, nos sube en autobuses a la plaza de Miguel Angel, desde donde partiremos. Llegamos a las 845, y nos vamos rápidamente a los cajones. A pesar de que solo quedan cinco minutos para la salida, nadie parece tener prisa. En seguida sabemos por qué. A las 900, hora prevista para la salida, por megafonía anuncian que la salida se dará en 20 minutos (¿). No nos hemos equivocado de maratón pienso. Esto solo puede pasar en Italia (o en España). Me acuerdo de Juan Rigabert, y de que el año anterior les pasó lo mismo, pero bajo una intensa lluvia y con frío. Me acuerdo de los entrenos, de la gente que corre hoy conmigo, de la gente por la que corremos. Pienso en todos vosotros, que habéis reservado un poco de vuestro tiempo este domingo para acordaros de nosotros. Veo a Cami y a mi padre, a mis hermanos delante del ordenador para seguir nuestros pasos en tiempo real… a la gente del Boston comentando en la Casa de Campo, a la gente que corre hoy en Donosti. Por supuesto, me acuerdo de ti Santi. A ver si sale una buena carrera y conseguimos los objetivos…

A las 9:20 se da la salida. Los primeros cinco kilómetros son muy cuesta abajo, por lo que no es fácil coger el ritmo. Desde la salida voy solo (irónicamente acompañado de miles de corredores, pero ninguno de mi grupo). Veo a Suso, Juan Mari y a Hita al poco de salir, animando. Sé que esos primeros kilómetros son importantes para no desmadrarse. El globo de 3:15 se aleja cada vez más, pero no me preocupa. Con no perderlo de vista es suficiente. Los primeros kilómetros no son fáciles de correr, por la cantidad de gente que te adelanta o adelantas. En uno de esos adelantamientos tengo un incidente con un corredor mayor, lleno de geles y demás gadtchets, que me empuja cuando le adelanto. Le pego un grito y sigo adelante.

Nuestros animadores, grandes ángeles de la guarda en todos los maratones, están en el kilómetro 12, por donde paso muy confiado. Ya he cogido un buen ritmo, y he limado un minuto al tiempo previsto en ese paso. La verdad es que son inconfundibles, con sus banderas por todo lo alto. Me ve Patricia, quien grita mi nombre. Subidón de adrenalina (en ese momento se disparan las pulsaciones, como si esprintases). Veo a Suso, y su sonrisa me acompaña muchos kilómetros. En principio, no les volveremos a ver hasta el km 28…




En poco tiempo alcanzo al primero de los globos de 3:15. Me acoplo, pero quiero seguir hacia delante. El primero está a unos 50 metros, y en un par de kilómetros me meto en ese grupo. Voy tan metido que el globo me va dando en la cara… Todo va de manera muy regular hasta que llegamos a los avituallamientos, un verdadero caos, donde se rompe el grupo, y hay que volver a coger el ritmo. Pasamos el km 15, el 20, la media en 1:36, un minuto y pico por debajo del objetivo. Voy absolutamente encantado, con muy buenas sensaciones. En el km 25 me encuentro con tres españoles que van unos metros por delante del globo. ¿Cómo váis? Jodidos, pero contentos… ¿Qué objetivo tenéis? 3:10 me dice uno. Llegar y que gane el Madrid, dicen los otros dos. Yo soy del Barsa, respondo. Pues entonces que empaten… y seguimos adelante. Al pasar por la catedral veo a Glenn, a Luis Hita, a Juan Mari y a Suso, nuevo subidón. Ya voy unos 100 metros por delante del primer globo de 3:15. Supero el primer momento complicado sin muchas dificultades. Salimos de la ciudad y nos encaminamos a los kilómetros más duros. Hay que llegar al 34, y después enfilamos una recta que nos lleva a la meta. Sigo corriendo muy controlado, pasando gente (incluido al compatriota que quería hacer 3:10, pero que el del mazo ha cazado en el km 32…). Enfilo el 34 y las sensaciones son buenas. Cansado pero buenas. Hasta que en el 35, de repente, sin aviso alguno, me quedo sin gasolina, y además se me atrancan los dos cuadriceps y el psoas… En el avituallamiento del 35 me bebo toda la botella. Mala señal, signo de deshidratación. Me pasa el globo de 3:15, me intento acoplar al segundo. Nada, no puedo ir a ese ritmo que hace solo unos metros estaba chupado. Le veo alejarse, y con él el sueño de la marca… Me acuerdo de tods los que corréis conmigo, en especial de la gente de Arua, pero ni por esas…

Sin embargo, en ese momento aparece el ángel de la guarda al que he dedicado esta crónica, en forma de Juanra. Juanra es un colega del Club Boston, ese grupo de amigos que nos conocimos hace años y que compartimos sudores los domingos en la Casa de Campo y entre semana en el Retiro. Después de meses de entreno tuvo la mala suerte de lesionarse a falta de tres semanas, por lo que tuvo que renunciar a su objetivo. Pero por suerte, no renunció al viaje, que ya había contratado con su mujer. Habíamos cenado juntos la noche anterior, en la que se había comprometido a acompañar a Manolito los últimos kilómetros. Imagino que la pinta que yo traía no debía ser la mejor, ya que en cuanto me vio no dudo un instante en venirse conmigo para ayudarme. Correr, andar, correr, andar. No dejó de animarme ni un segundo, de hacerme correr cuando las piernas y la cabeza se negaban a ello. Incluso en una pequeña cuesta de unos 20 metros sentí como me empujaba ligeramente en la espalda para que no me parase. Podía correr unos 200 metros seguidos, antes de que la cabeza y las piernas me obligasen a andar. En el km 37 estaban otra vez nuestros animadores. Siempre se hace un esfuerzo para pasar corriendo delante de ellos, poniendo la mejor cara que tengas, y más cuando vas totalmente pinchado. Vi a Inma, a Nati, a Patricia, a Agueda, ya Ignacio, que me hacia fotos. Sabía que a Ignacio no le podía engañar mi aspecto… En cuanto pasé por delante de ellos tuve que parar a andar otra vez, ya que los calambres acortaban cada vez más lo metros que podía correr. Y Juanra animando todo el rato.



Entramos otra vez en la plaza de la Señoría, donde vi a Suso y a Juan Mari, por lo que corrí una vez más. En el km 39 oí que venía Comb. Era un verdadero obús. Arranqué detrás suyo, pero debí aguantar 20 metros antes de que el psoas amenazase con contracturarse del todo. Pasamos el 40, el 41. Sólo mil metros para acabar, pero no podía correr. En los últimos 400 metros me adelantó Serunner, con Luis Hita, que le acompañaba. Volví a hacer ademán de correr con ellos. Bajaron un poco el ritmo, y pude hacer unos 200 metros más corriendo. Pero antes de entrar en la última recta tuve que volver a andar. 50 metros más y enfilé los últimos 50 ya sí, corriendo. Total 3:23:59, a los efectos 3:23, dos minutos por debajo de la marca prometida, aunque 8 por encima de la esperada, y al menos 14 sobre la que creía tenía a mi alcance en el km 35… Es lo bonito del deporte y del maratón. Muchas gracias a todos, muchas gracias Juanra por haber corrido conmigo.

Al acabar el maratón estaba francamente cansado, bastante más que en los últimos. No pude ir siquiera a recoger la ropa (gracias Suso), y el camino de vuelta al hotel, que me había parecido un maravilloso paseo por la mañana, se me hizo eterno. Tuve las piernas como piedras hasta el miércoles, pero en seguida empecé a pensar en el siguiente reto. Enhorabuena a tod@s mis colegas runners de Florencia. Objetivos cumplidos, en muchos casos con una holgura espectacular.

Sólo me queda agradeceros vuestro apoyo y generosidad. En Africa Directo nos han dedicado una cuenta especial para que podamos hacer los donativos:

La Caixa: 2100 2708 19 02 00083682, poniendo en el concepto de la transferencia “ Programa Escuela en Arua”. Os puedo asegurar que, aunque no conseguí la marca que tenía en la cabeza y compartí con muchos de vosotros, no me dejé nada en las piernas. Ahora os toca a vosotros ☺

martes, 1 de diciembre de 2009

Una maratón con vistas



Pues sí, 3:20:01. Mi objetivo era bajar de 3h20, hacer 3:19:59... ¡je! Aquí va la crónica para los que tengan paciencia y ganas....

Lo cierto es que corrí con mucha facilidad, de menos a más. Siempre disfrutando. A ritmos por debajo de 4:45. La media en 1h42 para acabar fortísimo, ganándole 3 minutos en la segunda. Los 2,195 kms finales en 4:11 por la organizacion. Por mi reloj el ultimo mil en 4:05 y los 195 metros finales a 3:36. Y sé que si hubiera querido hubiera ido más rápido los ultimos 10kms.

Para ser sincero me ayudó mucho correr con Angel, turnándonos y sobre todo compartiendo sensaciones, miedos y esperanzas. Nos ayudó a todos el tiempo: frío, agradable y sin lluvia. En contra, el desastre del primer km muy lento pero a trompicones. Y el desastre de los controles de avituallamiento. Tomé en la mayoría de ellos sales, aunque poca cantidad porque poca había en esos vasos complicadísimos de coger. Un enemigo invisible fue la alta humedad ambiental.

La carrera es verdad que baja al principio pero el desastre del apelotonamiento inicial y de los avituallamientos lo contrarresta. Y las calles se estrechan demasiado y has de frenar. Luego, nos acercamos al Arno y se ve la belleza de la ciudad y todo empieza a mejorar. Las calles son estrechas pero no oprimentes. Las vistas de Florencia. Algún que otro requiebro de más pero siempre muy controlados. Turnándonos Ángel y yo marcando los ritmos. Aprovechando las diagonales para no hacer kms de más.

En la media iba muy fresco. Yo tengo la teoría de que hay que llegar al 30 fresco, y a la media casi entrando en calor. Y asi fue. Cuando nos acercamos al 30 ya sólo éramos Ángel y yo. Quizá estuvieran todavía Manolo y Rodri cerca, detrás. Pero yo iba tan concentrado que ni los sentía. Nos hablabamos y nos animábamos. Luis Hita se nos unio en el km 29 , nos ayudo pasándonos agua en un control y sobre todo quedándose con Ángel y forzándome a que acelerara y les dejase en el 36.

La entrada al parque en el km 31 marca la soledad de la carrera. De ahí al 37 no hay apenas gente pero para mi estuvo bien. Grandes rectas donde concentrarme en la zancada, en mi ritmo de carrera. Me encontraba pletórico pero controlado. Ángel en el 35-36 empezó a quejarse del gemelo. Una pena porque iba igual de fuerte que yo. Le esperé. Me puse a hablar a voz en grito en ingles con un irlandés majete (a quien luego adelantaría por el 40 y tantos) para no agobiar a Ángel mientras descendiamos el ritmo para superar su molestia.

El irlandés aceleró y yo esperaba a Angel hasta que Luis me dijo que me marchase, que él se quedaba con Angelito. Me puse de nuevo en torno a 4:40. No sabía muy bien si ir a ese ritmo o acelerar. Podría haberlo hecho pero quizás por exceso de prudencia no lo hice. Siempre temo al final. Son muchas maratones pinchando al final.

Salí del parque y enfilé el rio, la ciudad. Al fondo las banderas españolas de nuestras amigas. Todos me decían que iba como un toro y con una gran cara. Lo sabía pero me dio aun mas fuerzas y ganas. La maratón con nuestro entrenamiento es cabeza. Al rato Bañon me dio más animos pero me dijo que Carca iba pinchado cerca. Que pena. Sin querer habia visualizado ese final. Tuve rabia. Segui corriendo con prudencia pero ya acelerando a 4:30. Faltaba poco aunque no sabía cuanto. No tenia ni idea del recorrido final. Cerca del 39-40 vi a lo lejos a un tipo alto en una camiseta amarilla. Carca. Corriendo cabizbajo con Juanra vestido del Boston a su lado. Les grité, les silbé y cuando llegué a su lado bajé algo el ritmo gritándole que me siguiera. ¡Qué raza! Lo intentó pero a los pocos segundos algun calambre y Juanra me grito que siguiera.

Seguí. Iba muy rapido. A veces el empedrado molestaba. No mucho. Disfrutaba del recorrido. Que bello es Florencia. Iba fijándome en la gente, adelantando a todos sin excepción. De repente vi en una curva la torre de los Uffici y me emocioné. Sabía que iba muy bien. Me saltaron algunas lagrimas. Vi al irlandés y le dije en broma que no se dejara adelantar por un español. Sonrió y me dijo que me seguiria para ver si lograba entrar cerca de mi tiempo, que unos kms antes le habia dicho que sería 3h20. Vi a unas chicas del principio y las adelante. Adelantaba a todos. Podia esprintar pero me reservaba. Ni idea del tiempo. Vi los camiones con nuestra ropa y me di cuenta que la meta estaba muy cerca. El km 42. Aceleré en la curva pero pensando más en donde colocarme para que la foto de la entrada con la Iglesia de la Santa Crocce saliera bien. Me acuerdo que me habian aconsejado entrar por la izquierda. Supuse que 'mi izquierda' y así hice. Había de repente muchos corredores y procuré desmarcarme. Una foto en solitario, bonita y digna (me acordaba de la del foro entrando solo...je, a 2h40) Marqué el crono procurando que no me tapara la cara para la foto y alcé los brazos en señal de victoria. ¡Estaba feliz!!!
Pletórico. Runner's high. ¡Subidón!!!

Me decían que siguiera pero me paré. Quería ver a Angel...y Carca. Estiraba evitando al tipo de la organización que nos pedía a todos que siguiéramos. Y por fin, Angelito. Feliz con el 3h23 que yo sabia que era su marca 'refugio'. ¡¡Lo había conseguido!!! Al poco Alfonso, Rodri y Manolo.

Ya no vi a nadie más hasta que recogimos la ropa. Al final, con Luis Hita, al ver pasar el globo de las 4 horas nos dio un vuelco el corazón al ver con una sonrisa espectacular a Adelita y a Pablo. ¡4 horas!

Pensé en Miriam, en los consejos de Fran y pensé en Cami, que siempre está ahí. Todos apoyando. Ayudando.

Entrenar y correr es lo de más y la maratón es sólo un señuelo... Ítaca... ahora ya pienso sólo en descansar, dos semanas, para volver a atacar Ítaca y lograr hacerlo en 3h15'... y supongo que volver a empezar

jueves, 26 de noviembre de 2009

Florencia a la vista




Después de 5 meses y de casi 2000 km Florencia ya está aquí. Mañana a las 13:30 sale el avión. El pronóstico del tiempo varía a diario... parece en cualquier caso que nos mojaremos durante la carrera. Esperemos que no sea para tanto y que a final caigan 4 gotas. Me da miedo la lluvia fuerte. Ojalá respete la salida y si cae, que caiga ligera a media carrera, una vez que el cuerpo ha entrado en calor.

Iré preparado. Una gorra y guantes para la carrera así como el cuerpo recubierto de vaselina para evitar los roces por la humedad. Importante beber para evitar la ironía de la deshidratación bajo la lluvia. Me he comprado en un chino un paraguas de tirar de 2€ y llevaré algún jersey y chubasquero viejos para estar caliente en la salida. Me ha recomendado Fran una crema para calentar los músculos tipo radio salil.

Por lo demás, ya está casi todo. El lunes rodé 50' suave y me di un buen masaje con mi amigo Miguel Ángel. Me metió bien los dedos y me encontró los músculos a punto. Tengo una ligera molestia en el tendón rotuliano pero nada serio para la carrera. Ayer miércoles hice con Alfonso, Ángel y Rodri unos 6*1000 de juguete, a ritmo de maratón, pisando huevos... sobre 4:44 nos salieron 3, 2 más sobre 4:33 y un último en 4:14 intentando frenarnos todo el rato. Sensaciones de ir flotando. Pero hay que mantenerlas hasta el km 30 y luego apretar los dientes.

Si encuentro tiempo hoy rodaré 35', más para soltar músculos que otra cosa y lo mismo haré si no diluvia el sábado en Florencia.

Ya tengo hecha mi lista de la carrera y he comprado todo lo que me faltaba. Esta tarde haré la maleta y mañana ya no iré a trabajar. Llevaré a Luis y María al cole y de ahí a Barajas.

Yo sigo en mis trece e intentaré bajar de 3 horas y 20 minutos a pesar de la lluvia. Espero no ser un iluso. Alea Jacta est

lunes, 23 de noviembre de 2009

Tercer Update (y último, no temáis, antes de la crónica final)



Como decimos los maratonianos, el entrenamiento está hecho. La suerte está echada. 1350 kilómetros en las piernas, en las últimas 18 semanas. Algunos a horas intempestivas, otros bajo el implacable sol. Los más a mediodía, en el impagable parque del Retiro, otros tantos en la Casa de Campo. Pocos con frío y ninguno con lluvia, en este seco otoño madrileño. He tenido la suerte de entrenar casi siempre con amigos. Si alguna vez lo hacía solo, os recordaba a todos los que habéis querido compartir conmigo este maratón, y contribuir a que en algún sitio que no conocemos unos cuantos niños tengan una oportunidad en su vida. Construir la guardería en Arua no cambiará el mundo, pero seguro que sí la vida de algunos pequeños, y quien sabe, si de su comunidad. Y todos los que corréis conmigo el domingo habréis contribuido a ello.

Pero bueno, ya habrá tiempo, DM, de hablar de la guardería ugandesa. Hoy toca que os atice con los últimos entrenamientos y sensaciones.

Han sido semanas muy intensas en volumen (cantidad de kms) e intensidades. Muchas de ellas han rozado los 100 km, si no sobrepasado, lo que me llevó a un cierto hartazgo hace un par de domingos. Tenía programado correr 24 km, pero desde el 10 se me estaba haciendo larguísimo, así que decidí acortar. Al llegar estaba baldado, sin ninguna gana de seguir corriendo. Solución: un par de días de descanso y como nuevo. El miércoles ya estaba dándole zapatilla, y con las mismas ganas que antes.

La semana pasada empecé a bajar los volúmenes, y los entrenos salieron en los tiempos esperados, y con buenas sensaciones. Esta semana solo nos quedan tres rodajillos (hoy el primero, muy fácil), para que las piernas no se acartonen, pero que a la vez lleguen muy descansadas. Y el viernes a Florencia!

Parece que todo el agua que no hemos visto en nuestro querido Madrid descargará sobre Florencia el domingo. Nada podemos hacer al respecto, así que aguantoformo. Si llueve nos mojaremos, y si no… pues mejor.

Una última cosa, me escribió el padre Tonino para daros las gracias por vuestra generosidad. También habrá un recuerdo y oraciones el domingo en Arúa, así que entre vosotros y nuestros amigos ugandeses el éxito está asegurado. Os cuento a la vuelta.

PD: Intentaré publicar los resultados lo antes posible, en Facebook, Twitter y enviaros un breve correo, previo a la crónica.

sábado, 21 de noviembre de 2009

El Gran Cami


Nuestro querido Cami se ha ido hoy a Zaragoza, a devorar sus 42km de mañana. Esta mañana hemos quedado en La Garriga para tomar el último desayuno previo a la gran cita, hecho que estoy seguro se ha convertido ya en un clásico más de nuestras muchas costumbres.

Ha sido mi compañero de entrenos, y un lujazo poder hacerlos a su ritmo. Si hace unos años, o incluso meses me lo hubiesen dicho...

Empezamos la prepa para correr juntos el maratón de Florencia, pero su dedicación a los demás, en este caso por cuestiones de las que él mismo no se preocupaba lo más mínimo cuando le conocí, le hizo variar su objetivo, adelantando una semana la carrera y privándose/nos de su presencia en Italia. Todo con una sonrisa en la boca, sin darle importancia.

Durante este ciclo ha querido bautizar una de las características de nuestro grupo con su nombre, y ha ido a elegir la que precisamente la que menos concordancia tenía con su espíritu. Desde este maratón, hacer un Cami es no aparecer en un entrenamiento, sin una razón válida desde el punto de vista runnerístico. Ironías del lenguaje.

Se trata de uno de los corredores más fiables de nuestra cuadra, así que mañana casi seguro que conseguirá su objetivo de marca. A pesar de dos o tres Camis ha entrenado de lujo, y por una vez no ha llegado lesionado a la última parte de los entrenos. Algo, si no todo, habrá tenido que ver su entrenador...

No te deseo suerte amigo, en este caso sólo justicia

En la recta final




Esta foto de la Casa de Campo, con Madrid al fondo y la vía del tren, me encanta... ¡es uno de los mejores sitios para correr que conozco! Mañana rodaré por allí por última vez en este año...

Sólo a 8 días para Florencia. Ha sido una semana más cargada de lo que yo hubiera planeado. Pero he seguido las instrucciones de Fran y seguro que para bien.

Dos días de calidad.
El martes 2*5000: el primero a ritmo de 4'30" y el segundo más lanzado, cerca de 4'/km. Cansado, muy cansado. Me acosté con dolor de piernas, tomándome un Ibuprofeno para conseguir dormir.
Ayer viernes, 14 km a ritmo controlado a 4'23". Saliendo al ritmo de salida de maratón, 4'50" para ir cogiendo el ritmo de maratón y acelerando en las últimas vueltas. A diferencia del entreno del martes, se ha hecho más llevadero. Di 4 vueltas al circuito de 3 km del Reti y luego aceleré hasta ir a 4'/km en los 2 últimos. ¡Buenas sensaciones!

Entre medias 3 días de rodaje suave de 1 hora. Hoy descanso y mañana la tirada larga será de sólo 1 hora y media. La próxima semana a descansar

Entre medias, el miércoles me di un masaje con Miguel Ángel en Fisiomadrid. Me encontró bien aunque tengo un pequeño punto de dolor en la rodilla. Una ligera inflamación del tendón rotuliano. Nada grave.

Echando cuentas me van a salir 91 km.

Las sensaciones son raras. Por un lado me encuentro seguro de haber hecho un entreno duro y haberlo asimilado bien. Por otro me da algo de vértigo los objetivos aunque los tengo claros.

viernes, 13 de noviembre de 2009

2 semanas para Florencia




Ya estamos casi en capilla... hoy es 13 y corremos el 29. Ya sólo hay que descansar, dormir mucho, programar el masaje final, comer bien intentando evitar mis típicas zampadas de chocolate y helado, cumplir mejor por defecto que por exceso el plan de entrenamiento y, sobre todo, cerrar los temas pendientes antes de la carrera.

Los temas pendientes son que zapas usar, qué ropa, con quién correr pero sobre todo cuál va a ser la estrategia de carrera. El más importante es la estrategia de carrera. Mi objetivo es bajar de 3h20'... al menos 1". Para ello quiero correr de menos a más. Llegar muy fresco no sólo a la media sino incluso a los 30 km. Creo que me pondré como objetivo hacer la media tan lento como 1h42'. Eso me dice Fran. Muy lento. Supone hacer la 2ª mitad en 1h37'. Me da algo de miedo pensar en que la diferencia es tan brutal pero por otro lado en Londres pasé la media en casi 1h44 y luego hice 3h25' y lo más importante es que terminé los últimos 5-6 km a menos de 4'20". ¡A toda máquina!

Por otro lado ya empiezan los nervios y reconozco que estoy deseando verme en las calles de Florencia

viernes, 6 de noviembre de 2009

Mi amigo Fran Torralba


He de reconocer primero que la inspiración de la idea de este post me la dio el que le escribió Juan Rigabert en su blog.

Fran Torralba es mi entrenador (físico, como lo distinguiría el espiritual). Pero no solo es mi entrenador, sino mucho más importante, mi amigo.

Gracias al incombustible Comb, nos lo presentó Rodrigo Gavela hace ya 20 meses. Fran vive en León, nosotros en Madrid, pero desde el principio eso no fue inconveniente. Alucinábamos con sus primeras llamadas telefónicas, con su entusiasmo a lo largo de los muchísimos minutos que nos dedicaba, intentando aprender de nosotros, a la vez que nos daba las primeras instrucciones acerca del método de entrenamiento.

Al cabo de unas semanas subimos a conocerle a León, hicimos el primer entreno con él, y además de aprender una barbaridad desde ese momento hicimos un amigo, de los de verdad. Honesto, leal, directo, sin dobleces. Un poco –bastante- bestia a veces en sus planteamientos, pero rascando un poco coherente y no tan exaltado como podría parecer. Un verdadero maestro vocacional, con mayúsculas. Preocupado más allá del entrenamiento, ese es sin duda uno de los factores del éxito.

Con cuatro ideas en seguida sabía de qué pie cojeábamos cada uno y adecuar el entrenamiento con matices a veces invisibles que nos han hecho progresar a todos.

Competitivo hasta lo enfermizo, es capaz de picarse con paquetes como nosotros y no solo ganarnos incluso en los entrenos, sino meternos todos los minutos posibles en un mil o una tirada larga. Casi invencible –alguien le ganó en un Oregón ☺-. Hospitalario como pocos, siempre está deseando que visitemos su querido León. Y a fe que cuando lo hacemos nos trata a cuerpo de rey, y si no se que lo digan a mi hijo que sueña con “Los Jamones”. Además gracias a sus tres consejos, inició su puesta a punto que le ha llevado a estar muy en forma esta temporada baloncestística.

Punto y aparte merece su mujer, Leti, encantadora y de la que se aprende cada minuto. Un sitio en el cielo tiene ganado con total seguridad, ya que la hiperactividad de Fran no debe ser fácil de acomodar a diario.

Hoy anda preocupado porque ese corazón tan grande que tiene le ha pegado algún sustillo. De tanto trabajarlo se ha atrevido a rebelarse, y está de pruebas. Seguro que en breve vuelve a trabajar al ritmo que Fran le pide.

En breve afrontaremos nuestro tercer maratón bajo su pupilaje. Con independencia del resultado, yo ya he mejorado gracias a su amistad. Y además puede que bata mi marca…

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Correr para vivir



Hoy unos amigos han vuelto a sacar el tema de las marcas. Y de los que corren muy rápido y de los que entrenamos mucho y parece que somos incapaces de alcanzar a aquéllos. ¡Cómo si nos importara!

Me he acordado de un libro maravilloso del doctor Sheeham, "Running & Being" que creo que en España se tradujo como "Correr para vivir". Sheeham era un cardiólogo americano, antiguo fondista, que a los 45 re-descubre el correr y se consideró uno de los padres espirituales de la moda por el correr en USA. Un gran tipo, corredor, articulista de la revista Runners World y apologeta del running.

“Ganar es poder decir que nunca has abandonado” decía. Y no por supuesto el haber quedado 1º ó 4º, o haber bajado de 2h50' en una maratón. Era un apasionado de correr. No para mejorar la salud o para ganar sino por correr, para marcarse metas, cumplirlas, ver cómo el cuerpo responde a las mismas....

Decía que el primer paso para conocerse a uno mismo empieza por tu cuerpo. Ver que el cuerpo responde, que resiste, que se hace más fuerte es en sí una meta. Por eso los corredores disfrutamos corriendo. Por eso me empeño en correr 5 ó 6 días a la semana. No para ganar a a otros. Para sentirme mejor conmigo mismo. El decía que en eso consitía ganar. Todos los corredores, no importa que hagamos una maratón en 3h15' ó en 3h50', somos ganadores.

"La felicidad" -decía- "es diferente al placer. La felicidad tiene que ver con luchar, resistir y lograr una meta". Los corredores somos de una pasta especial, nos gusta probarnos, disfrutamos planificando la semana, madrugando, dando una vuelta más al circuito cuando ya estamos exhaustos.....

"Cuando está lloviendo a cántaros y tú te encuentras corriendo en medio de todo esa agua, tienes la satisfacción de saber que estás ahí fuera, al aire libre, mientras que los demás no. Eso es correr." Disfrutar corriendo

Dejemos que otros hagan bravatas con sus tiempos o que presuman de ser los primeros. Nosotros (yo al menos) presumo de correr y disfrutar entrenando fuerte. Curiosamente él, a los 61, haría su mejor marca en una maratón. En Washington, 3h01', con 61 años.

viernes, 30 de octubre de 2009

Parón de altura




Pues si, ahora me toca irme a Méjico, pero no pararé. Entrenaré unos días en altitud aprovechando un viaje de trabajo.

Esta semana está yendo muy bien. Cinco días y 78k. Ayer 20*500 y luego masaje de descarga y hoy he corrido con Ángel nada más ni nada menos que 12k a ritmo controlado. A una media de 4'35", no muy rápido. Entre calentamiento y enfriamiento posterior me han salido 20k. Sensaciones muy buenas. Toco madera para que todo siga igual y llegar en plenitud a Florencia.

Y este sábado, ya de madrugada a las 0:40 del domingo vuelo a Méjico DF. Y lo primero que haré tras dejar mis maletas en el hotel es enfilarme a hacer la tirada larga. Me tocan 2 horas y media, la mayor tirada del entreno. Y sólo, tras un viaje de 11 horas y a 2.300 metros de altura. De hecho a 2.800 porque me han recomendado que me pille un coche y me vaya al bosque del Ocotal, a las afueras, entre pinos y sin contaminación. Un sitio maravilloso y sólo poblado por pinos y runners. Eso sí, a 2.800 metros.

domingo, 25 de octubre de 2009

La cuenta atrás para Florencia 2009




Estamos ya a falta de sólo 5 semanas. Este jueves algunos amigos se van para Nueva York. Los próximos seremos ya nosotros.

Hoy hemos tirado largo, muy largo: 2 horas y 10 minutos para algo más de 26k, a 4'58"/k y eso que los primeros kilómetros desde el lago de la Casa de Campo hasta la fuente han sido muy suaves, en casi 46'. Tan suaves que a Alfonso ya no le hemos visto. Supongo que habrá llegado 5' antes y se habrá lanzado a hacer sus bosques.

Nosotros hemos hecho 3 bosques completos. A ritmos vivos, por debajo de 4'45" con Miguel Angel (que nos ha dejado al cabo de bosque y medio con un pinchazo de rodilla... ¡espero que no sea nada!) y con Víctor Gualda. Víctor pensaba hacer menos pero al final se ha apuntado a nuestro rodaje.

Una gozada. El próximo domingo hasta los 2h30'.

lunes, 12 de octubre de 2009

Nuevo Reto: Florencia y (II)


Hooola a tod@s los os habéis embarcado en la construcción de la guardería en Arua! Y a los que no os habéis embarcado, (todavía, espero), pero seguís este nuevo reto, también... Antes de meterme en harina, comentar que el 26 de octubre hay una marcha solidaria en Valladolid, que empieza a las 1030, organizada por Africa Directo. 6 km andando o 15 corriendo. Yo la haré en esta segunda modalidad, pero es un buen día para meter a la familia en este rollo, si no lo está ya... Info en www.africadirecto.org.

Lo prometido es deuda, y me asomo a vuestros emails, al facebook o al blog, para dar cuenta de los kilómetros entrenados la semana pasada, así como de los avances del nuevo reto.

Como anticipaba en el último comentario ha sido una semana intensa de entrenamientos, donde he batido mi record de kilómetros, con 106, lo que unidos a los 96 de la semana anterior me lleva a superar ampliamente (:-)) los 100 semanales. Un par de rodajes de 75 minutos, acompañados por ejercicios de gomas, un día de entreno terrorífico, que además tuve que hacer en solitario y por la noche (bueno, empecé a las 1930, pero cuando quería acabar eran las 21:30) por el Retiro, un rodaje de 10 km a ritmos controlados, y la tirada larga del domingo, de 24 km.

El día más complicado para entrenar en mi caso es el lunes, a pesar de que se trata del entreno de menor intensidad. Un rodaje suave para recuperar la paliza dominical. Quizá sea el más duro psicológicamente, ya que el ritmo es super cansino, no pasan los minutos. Me consuela pensar que además de sentarle bien a mis piernas al no rozar siquiera el primer umbral me acostumbro a las malas sensaciones de quemar grasa en lugar de hidratos.

El martes fue el entrenamiento estrella de la semana. 30' de calentamiento, más 3000 a 415, 2000 a 410, 3000 a 410, 2000 a 405 (que se me fue a 355), y un 1000 supuestamente a 400, pero que acabe en 343, más 20' de enfriamiento. Total, 20km de enormes sensaciones, Empecé de día, con el Retiro lleno de gente, y acabé a oscuras (por alguna razón no funcionaban bien durante un buen rato las farolas), y más bien en solitario, pero feliz como una perdiz.

El miércoles otros 15 km en 75 minutos, a un ritmo un poquito más vivo que el lunes, pero sin grandes alaracas. El jueves 12 cuestas de 1 minuto, que hice en buena progresión, aunque empezaba a notar los km acumulados. Nos juntamos algunos amigos por la tarde, y vimos una gran película, "El ladrón de bicicletas", como inauguración del canon cinematográfico, en casa de otro afamado runner. El viernes comilona y masaje, que me vino de perlas.

Sábado por la mañana, a las 8:28, me esperaban Angel, Sir Joan y Quique para los 10 km a ritmos controlados. Ya en el calentamiento me temí que iríamos demasiado rápido, pero fuimos capaces de meterlos en los tiempos previstos (entre 438 y 415m, con los dos últimos km un poco más rápidos). Las piernas parecían nuevas, después del masaje...

Y el domingo, tapia y dos bosques en la Casa de Campo, con buenos ritmos intermedios, y muy fuerte desde el puente de la Culebra. Da gusto correr con los amigos del Boston, y más con el gran Cami, que nos dio zapatilla desde la fuente...

Fran (nuestro coach) ha planificado una semana de bajada. Sólo serán cinco los días que entrenemos. Ya tocaba!!! Ahora a asimilar el esfuerzo de las dos últimas semanas, y a seguir progresando para "desplumarnos" en Florencia!!!!

lunes, 5 de octubre de 2009

Reto Maratón de Florencia: Construyamos la guardería en Arúa


Querid@s amig@s:

Como muchos de vosotros recordaréis, en 2005 fuimos capaces de combinar un esfuerzo físico/lúdico de correr un maratón con otro mucho más reconfortante, como ayudar a la Fundación África Directo en su proyecto de alimentar a muchas personas que sufrían debido a un año especialmente seco en Malawi. Entre todos fuimos capaces de recaudar más de €25.000 euros, o lo que es lo mismo, contribuir a la alimentación de 1.250 personas durante un año de hambruna.

Pues bien, ocho maratones después, volvemos a la carga con otro proyecto precioso, el de ayudar a construir, y seguro que entre todos conseguimos además mantener durante un tiempo, una guardería en Arua, un pueblecito al Norte de Uganda, fronterizo con Sudán.

En la página de África Directo:

http://www.africadirecto.org/index.php?m=Paises&pid=12&op=proyecto&tid=200

tenéis la carta que dirige el padre Tonino, misionero comboniano responsable del proyecto, el detalle económico de la obra, así como fotos y otros documentos para que os podáis familiarizar con Arua.

Antes de explicar el nuevo reto, os cuento el porqué de esta iniciativa y no otra.

En mayo de este año hizo la primera comunión Ana. Poco antes la había hecho el hijo de un buen amigo. Todos nosotros tenemos bastante más de lo necesario para vivir, y el hijo de mi amigo decidió pedir que sus regalos fuesen en beneficio de una persona que desgraciadamente no lo tenía. Pues bien, esa idea inspiró a mi familia, y decidimos buscar un proyecto en el que pudiésemos ayudar a otros niños. Ana, Blanca y Alfonso han decidido aportar sus regalos de primera comunión y cumpleaños a ayudar a construir esta guardería. Algún otro amigo ha contribuido también, de manera que la hemos puesto en marcha. Pero queda mucho por hacer, así que…

NUEVO RETO!!!

El 29 de Noviembre corro mi noveno maratón, en la bella Florencia. A pesar de todos mis esfuerzos, sigo siendo bastante paquete, y en todos estos años y kilómetros no he sido capaz de bajar mucho la marca. Si recordáis, en Nueva York en 2005 el reto estaba en bajar de 4 horas. El último (Barcelona 2009) lo corrí en 3 horas 26 minutos, así que 3:25 será la nueva apuesta este año. ¿Cómo funciona? Os propongo que igual que la primera vez:

Si quieres participar en el reto, la apuesta mínima es de €20. A partir de ahí te comprometerás a aportar €1 adicional por cada minuto que sea capaz de bajar de 3:25. Es decir, si hiciese (ya me gustaría) 3:20, tu contribución sería de €25 (20+5*1). Como la vez anterior, puedes hacer el reto más interesante, multiplicando la apuesta mínima y con ellos los euros por minuto. Puedes apostar €60 (o cualquier otro múltiplo de 20) como entrada mínima lo que te comprometería a €3 por minuto bajado (otro ejemplo, si hiciese 3:20 pagaríais €75, es decir, 60+3*5). Espero haberlo explicado bien, pero si tenéis dudas me lo decís.

Por supuesto son bienvenidas otras fórmulas más agresivas del tipo una cantidad fija si se baja de un tiempo o cualquier otra que se os pueda ocurrir para contribuir con esta causa.

Los ingresos se harán en una cuenta de Africa Directo destinada al efecto, que os diré en siguientes comunicaciones, de manera que se os pueda emitir el certificado correspondiente para el IRPF.

Por mi parte os prometo el mayor esfuerzo en los entrenamientos y en la carrera para que entre todos podamos recaudar la mayor cantidad posible. A los que participéis os mantendré informados por email y en Facebook de mis progresos, y además solemos comentarlos en un blog www.londonmaraton.blogstpot.com <http://www.londonmaraton.blogspot.com/> . Tendréis crónica detallada del maratón y por supuesto seguimiento del proyecto en Arua.

No os entretengo más. Si os apetece participar solo me tenéis que mandar un email con vuestro compromiso, y vuestras ideas. Del resto ya se ocuparán mis piernas, DM.

Un abrazo,

Alfonso Carcasona

PD: Ni que decir tiene que podéis reenviar el reto a cuantos amigos consideréis que puedan estar interesados en participar. ¡CUANTOS MÁS SEAMOS MAS AYUDAREMOS!

viernes, 2 de octubre de 2009

¡Mucha suerte Madrid!



¡Qué ilusión me haría! Mis enanos tendrían 15 años... yo ya soy viejo para ser olímpico así que al menos "voluntario olímpico"

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Tras Navacerrada


El fin de semana estuvo muy bien. Hernán Silván fue un gran descubrimiento... un buen tipo, mejor médico y gran corredor. Espero no tener que acudir a su consulta salvo para prevenir. Por lo demás, un gran ambiente. Con 3 lujazos de entrenadores como Rodrigo Gavela, Rafa y Fran, cada vez más grande. Je, y unos rodajes potentes en altitud y por caminos de cabras.

Y esta semana empieza la marcha. Lunes, 1h15 más pesas. Hoy 2*4000+2000... y suma y sigue. Si consigo terminar estas dos semanas (cada vez más lío de curro...) me parece que me saldrán 90kms fáciles/semana

Ya Florencia está más cerca. He visto altibajos en Berlín. Maties, Juan Rubio lograron sus marcas pero otros no lo consiguieron. La maratón! Este finde Angelito y Cami se harán la media de Talavera. Yo prefiero seguir con el plan pensando en el 29 de noviembre. N sé si volveré a hacer una media. Moratalaz es 3 semanas antes del gran día pero es muy dura. Ya veremos si encuentro alguna más favorable

Cruzo los dedos por Madrid en Copenhague. ¡Qué difícil pero qué ilusión!

jueves, 24 de septiembre de 2009

Stage de Adidas en Navacerrada



Mañana nos vamos a Navacerrada hasta el domingo a un campus de corredores que organiza Adidas. Dos días y medio de correr, charlas sobre correr, correr, charlas sobre nutrición, masajes, medicina deportiva y más correr.

A 1.800 metros de altura en un centro de alto rendimiento con Fran Torralba, Rodrigo Gavela y Hernán Silván. Con la dietista del Runners Yolanda y una fisio-maratoniana, Nuria.

Tiene un pintón tremendo... una excusa menos para no fallar en Florencia. Ya contaré.

lunes, 21 de septiembre de 2009

La crónica de un rodaje




Aunque no se compita a tope, esto va de entrenarse para llegar esta vez sin excusas y al 100% a Florencia. Así que a la espera de la crónica más "killer" de Carca, ahí va la mía.

Tras un par de dudas metales al final decidí correr a un ritmo fuerte de maratón la media, olvidándome de marca o de competir. Quería probar qué tal estaba, pensando más en Florencia que en por fin bajar de 1h30. Ya lo atacaré en otra ocasión. Lo que tengo claro es que ayer, si hubiera querido, lo hubiera hecho fácilmente.

Llegué por los pelos a la salida, tras una cola imposible para ir al baño. Al salir me encontré con que ya no había nadie en el bar. Corrí a la salida y encontré a Manolito. Me acerqué cmo pude y nos metimos (sin calentar) al mogollón. Manolo quería ir a hacer 1h32 y le dije que no contara conmigo. Quería salir a 4:30 y rodar fuerte y si acaso tirar algo más a partir del km 12.

Salimos como pudimos y tardamos 4:45 en hacer el primer kilómetro. Había demasiado barullo y al menos desde donde estábamos tardamos algo en salir. A mitad del primer km Manolito se me escapó y le dejé ir...

La carrera es una gozada. Muy llanita, salvo por una zona en forma de S que se coge antes de llegar a la plaza de la meta (y que se recorre un par de veces) y otro ligero repecho. Ambos para acortar algo la zancada y bajar el ritmo 15". Nada más. Además, bonita. Se pasa por la plaza mayor de Valladolid un par de veces, al principio por una zona con una iglesia preciosa, se cruza el río... Variada y con bastante animación.

El día salió para firmarlo. Sol y nubes, 15 grados. Perfecto para correr.

Y cumplí el guión. Por sensaciones, intentando controlar cada km a un ritmo lógico. El único fallo es que los km estaban muy mal medidos y cada vez que picaba el crono me salían unas disparidades grandísimas: diferencias de 30" imposibles por kilómetro. Así que dejé de mirar el Polar y empecé a rodar por sensaciones. Evitando ir agónico. Reconozco que por eso me gustan los maratones: se sufre sólo al final porque se rueda a un ritmo muy asequible.

Me fijé en unos grupetes como referencia. Unos de Valladolid que iban haciendo de liebre a una chica. Otro grupete que iba con un entrenador que les soltaba consejos... En el km 3 pasé al globo y pregunté la marca: el de 1h40 me dijo (¡menuda caraja que llevaba porque íbamos bastante más rápido!)

Pues así, al tran trán, llegué hasta el km 10 que pasé en algo más de 44'. Iba muy bien, sin forzar y sin notar cansancio. Me esperé hasta el 12 y apreté algo pero sin forzar. Empecé a pasar los grupos de referencia y a algunos que antes me habían adelantado y de los que me acordaba. En el km empecé a pensar en Torralba que me había dicho que vendría a hacerme de liebre en los último 5. ¡Qué pereza! No me apetecía ponerme a tirar... y pasó el 16, el 17, el 18... y no aparecía. Buena señal. Yo a mi ritmo. No sabía sinceramente cuál era ni cómo llegaría a meta. Estaba contento pero no quería sufrir.

Por fin enfilé el km 18 y la pequeña subida antes de la meta. Me concentré antes de llegar a la plaza y vi, en paralelo, en la curva final a Carcasona que iba jaleado por Fran. Se me hizo algo eterno dar la vuelta al parque y llegar un kilómetro y medio más tarde a donde les había visto. Y de repente, ya cerca del 21 me encontré a Fran que se me acercó y me dijo: "acelera, vas de puta madre, te quedan sólo 400 metros". Y me entró una motivación de narices y pegué un esprint de los míos, a tope. "¿A dónde vas?" me grito Fran acojonado con mi ritmo mientras que le veía alejarse, atrás. A los 100 metros, tras el subidón, me dí cuenta que todavía no, que faltaban otros 300, así que bajé el ritmo, torcí la curva y entonces volví a acelerar. Entre en 1h32'17", un marcón para mí y más para ir al tran trán. Muy contento. Por sólo 3" no pillé a Manolito, con el que tropecé al cruzar la meta.

Tras la carera nos metimos unos riñones de cordero y una paletilla de lechal que nos sentó de maravilla en los bajos de un monasterio de Valladolid. ¡Qué gozada! Salimos con la hora justa para coger el AVE de las 17 y a las 18 estábamos en casa.

Moraleja. Carrerón. Recarga de motivación. Y a falta de sólo 10 semanas para Florencia me toca empezar a meter caña y volumen. Pero como dirían los Rolling Stones: "It's only Rock'n'Roll but I like it"

jueves, 17 de septiembre de 2009

La media de Valladolid y luego de tapas




El domingo promete algo de lluvia y frío en Valladolid.

Esta semana ha sido rara... ha venido el frío, de repente, y hoy incluso ha llovido fino y constante durante todo el entrenamiento. Tras rodar ayer en camisa de tirantes hoy he pasado a hacerlo con gorra y chubasquero. Al terminar estaba frío.

Me tocaban los típicos 6*1000, muy suaves, para encontrar sensaciones antes de la carrera. En principio de 4:20 a 4:10, pero sin apenas quererlo me he ido a 4:14 el primero, otro en 4:05 y los demás por entre 3:50-3:57. Me había cambiado de zapatillas y el polar me marcaba velocidades más lentas...

En cualquier caso, creo que saldré a rodar a ritmo de maratón (algo más rápido) la media y no a hacer marca. Estoy lento y no me apetece. Iré a 4:30 y si me veo bien aceleraré algo tras el kilómetro 10.

Hoy El Reti estaba vacío... sólo los de siempre. Pedrito y su grupo rodando. Ángel haciendo 3*3000 (muy bien, sin pulsómetro). Jorge buscando alguien con quién entrenar me ha acompañado en 2 de los miles y luego se ha puesto a hacer series de 200. Mañana descanso, el sábado trote cochinero de 40' y el domingo a las 8 el AVE hasta Valladolid.

Me han dicho que Valladolid es un sitio excelente de tapas... ¡habrá que probarlas!

jueves, 10 de septiembre de 2009

Empiezan las series




Más que dislexia yo tenía bastante pereza. Ya el martes pasado tuve mis primeras series largas cañeras, nada más ni nada menos que 3*3000. Pero tras el hacer los 2 primeros entre todos me convencieron (fácilmente eso sí) y pasé de empezar la 3ª.

Hoy tocaban otros 9 km de series. La tontería de 2000-1000-2000-1000-2000-1000 con recuperaciones de 1'30" entre medias. Cuando empiezan las series largas siempre las magnifico. Me acojonan de entrada. Luego les voy cogiendo poco a poco el truquillo y al final incluso molan. Síntoma de que uno está fino para la maratón. Pero volviendo a éstas... ¡qué cuesta arriba se me hacían! Además Angelito amagaba con no hacerlas...

Al final, Ángel (que es más bueno que el pan) se ha ofrecido a hacerme compañía. Al menos en los primeros 6 km. Luego, en los primeros 500, se nos ha juntado Ramón y hasta el final. Total: los primeros 2000 a 8:20, el 1000 a 4:04, el 2º mil a 8:11 seguido por otros 4:04 en el mil. Ángel que se iba y finalmente decide seguir y empieza a tirar en el 2000 final para meterse él y Ramón en 8' pelados (yo a 8'07"). Al final me he metido unos 3'54" para levantar la moral en el último mil dejándoles algo atrás a los dos.

En resumen, un gustazo. Todavía y a pesar de los tiempos, no me noto fino. Y menos para hacer una media fuerte en Valladolid a menos de 1h30' (21 km a ritmo medio de 4:16... ¡ni de coña!). Pero poco a poco voy cogiendo confianza y motivación para estos casi 3 meses que quedan hasta la maratón

martes, 8 de septiembre de 2009

Media Maraton del Pas


De lo mejorcito que he corrido. Gran organización, recorrido precioso, algo exigente, con toboganes y una tachuela sorprendente de 200 metros casi en el km 20 (no en el 19 como pone el folleto), un valle espectacular y, de largo, el mejor avituallamiento post competición del mundo. Toneladas de fruta, cortada, para degustar al acabar la carrera, servida con gran entusiamo por la organización.

Extraordinario viaje en coche con Cami, paradita en el Landa para disfrutar de sus huevos fritos con morcilla (y no con patatas fritas, como siempre pido y nunca me ponen, ya es un clásico), y 6 horitas entre Madrid y Santander (es lo que tiene ir a 120km/h y por el Escudo). Paseo por un ventoso Sardinero, y cena con Serunner en la Mulata, también muy recomendable. Pastel de cabracho, rabas y un besugo estupendo fue la cena mediomaratoniana esta vez. Sirvió la cena para quitarle de la cabeza a Serunner los ritmos que pensaba hacer. Insinuó que iba a salir a 444, y le dijimos que a ese ritmo no le pensábamos dejer ni calentar. En su foro interno plantamos la seguridad de que batiría su PB, aunque obviamente, no lo reconoció.

La carrera era a las 10, estábamos a 17 minutos de la salida, pero Serunner apareció por el hotel a las 715 para tomar el café. Yo me desperté media hora más tarde, me tomé la papilla de 5 cereales (no de 8 esta vez), y a las 828 estábamos saliendo hacia Puente Arce.

Atletas de cara afilada nos estaban ya esperando en el precioso pueblo. Dimos una soleada vuelta y calentamos un poquito, antes de ponernos en casi primera fila, al más fiel estilo Cami, en la salida.

Salimos a 420, y fueron acumulándose los primeros km, con buena cara. Según Cami en el 3 me alejé ya unos pocos metros, pero no los suficientes para no oirle cantar los pasos, 416, 18, 17...

En el km 9 había un pequeño repecho, y me despegué un poco del grupo, para pasar por el 10 calculo que unos 8 segundos por delante, en 43:22. Aprieto, tal y como habíamos quedado, un poco el ritmo, y me pongo a rodar un poco por debajo de 410. En el 16 iba un poco aburrido, ya que al ir en progresión se me hacía difícil quedarme en ningún grupo de los que iba pasando, pero tuve la suerte de que otro atleta no me dejó adelantarle tan fácil, y fuimos dándonos relevos hasta el 19 y mucho, donde estaba la tachuela. Apreté los dientes y me fui detrás de uno que subía muy bien. De vuelta en Puente Arce, miré el reloj por primera vez y me vi en 1:28:20 a falta de 450 metros. Total, tocaba sufrir ya que tenía el sub 130 a tiro. Acabé en 12955, feliz como una perdiz, y más cuando vi entrar a la mejor liebre del mundo llevando a Serunner hasta su PB, en 13117.

Después de degustar sandías, melones, melocotones y uvas, jalonamos el viaje con un magnífico arroz con almejas en la Trainera de Pedreña.

El año que viene no debe faltar de nuestros calendarios.


lunes, 7 de septiembre de 2009

A 12 semanas de Florencia




Estamos a 12 semanas de Florencia. Ahora comienza la caña. Durante agosto más o menos toda la cuadra ha cumplido. Ritmos lentos de rodaje, semanas cercanas a 70 kms, un par de días de gomas, muchos abdominales y cuestas. Pero muy lento. Al menos yo. Ángel está más vivo. Acaba de marcarse unos estupendos 1h31' en la media del Pas, que es durilla.

Ahora toca darle algo de caña a la potencia. Seguir con las cuestas y las pesas pero empezar a marcarse kilómetros de calidad. Series largas a ritmos vivos. Y más kilómetros. Quiero estar en 70 y muchos semanales de aquí a Florencia.

La semana pasada pinché. Estuve algo bajo de cabeza. Me daba incluso pereza entrenar y se me hacían duros los madrugones y las tiradas largas. Acabo de rodar suave el lunes. 1h15', 14 kms y luego pesas. Mañana cuestas cortas, el jueves 3*2000+3*1000... si todo sale bien empezaré a meter sensaciones y a ver qué tal en Valladolid el día 20. No estaré a tope pero me gustaría rodar fuerte, cerca de 1h32, para intentar ir a tope en Talavera.

Del 24 al 26 me han convencido y finalmente iré a un stage de Adidas en Navacerrada. Iremos casi todos: Nachete, Carca, Serunner y yo al menos. Estarán Rodrigo Gavela, Fran Torralba, Hernán Silván...¡promete!

viernes, 10 de julio de 2009

Mapa de nuestro circuito de El Retiro




Cuelgo el mapa del circuito que hacemos casi todos los días en El Reti. Cortesía del blog de Vicente.

Medido y remedido. 5 kilómetros.

Hoy curiosamente no he seguido exactamente ese recorrido cuando he calentado 25' por la mañana. Iba sólo y salía desde el coche a las 7. Luego 6*1' en cuestas en Moyabo. A buen ritmo porque me he contagiado de un crack que las hacía a tope a la vez que yo. Al subir andaba fuerte 30" y luego bajaba de nuevo fuerte para dar la vuelta y sin para iniciar las subidas de nuevo. Buenas sensaciones. Mañana descanso amigos :) y el domingo más madera pero en la playita con Carca

jueves, 9 de julio de 2009

Caña a las piernas




Comenzamos el ciclo de entrenamiento para Florencia. Noviembre queda lejos y hay que empezar por reforzar los músculos que ya habrá tiempo de ponerlos a prueba con kilómetros y velocidad.

Llevamos un par de semanas con cuestas, pesas, gomas y acondicionamiento físico. Pocos kilómetros. Sobre 50 a la semana. Muy pocos.

Dos días de cuestas. El martes cuestas cortas. 2*9 con inclinación máxima (a partir de la 4ª alternando una de skipping con otra de carrera). Entre cada 9, 300 metros de recta a ritmo cañero de transferencia. Los viernes las cuestas largas, por tiempo. Este 6*1', la semana pasada 5*2'.

Dos días de gomas más otro adicional de pesas. Ya llevaba tiempo sin pisar un gimnasio y me dí de baja en el mío así que toca pagar el pase de día en La Chopera, en El Reti, siempre tras un rodaje de 1 hora. En el fondo se agradece el aire acondicionado del gimnasio con el calorazo de julio.

Lo peor...las malas sensaciones. Las piernas pesan, voy lento e incluso con molestias. Además, no me quito kilos a pesar de estar cuidándome antes de que lleguen las vacaciones de agosto. Había ganado 5 kilitos tras Londres y ahora no hay quien los quite. Ya caerán cuando deje las pesas y comience la caña con las series en septiembre.

Mejor piernas fuertes, unos cimientos sólidos, para aguantar más tarde las series. Si empezamos a rodar fuerte y largo ahora en septiembre vendrán los problemas musculares. La maratón destroza la musculatura. La carrera contínua a ritmos rápidos controlados va pasando factura a los músculos si no los hemos reforzado previamente. Ahora toca reconstruir, hacer más amplia la base de la pirámide, para llegar a tope a Septiembre.

Pero eso sí, a los corredores nos encanta rodar y echo de menos los kilómetros e incluso las series...

martes, 7 de julio de 2009

Unas nuevas zapas




Llevaamos siglos sin pasarnos por aquí. Voy a empezar a escribir a ver si consigo que nos animemos.

Ayer Luis Hita (¡qué majete!) me dió a probar unas nuevas zapas. Así, por la cara. Las Nike Lunarglid. Las de la foto de arriba. Tienen pinta chula y parece que una tecnología nueva que es algo asi como mezclar un imposible: ligeras pero con mucha amortiguación. Parece ser que se adaptan a la pisada del corredor y que de alguna manera recogen la fuerza de la pisada para hacer más facil la zancada... no sé yo muy bien ni como ni por qué.

Hoy me toca probarlas y ya os contaré qué tal cuando lleve algunos días. Voy a empezar a alternar estas con mis Structure Trix de siempre. Las que tenía están algo pasadas de kilómetros así que me vendrá bien algo nuevo.

Siempre he oído decir que es bueno variar 2 zapatillas mientras se prepara un maratón y que incluso es bueno que sean de dos marcas distintas. Estas son las dos Nike pero modelos suficientemente diferentes. A ver qué tal me va.

Y eso cuando estoy empezando a tener ligeras molestias en el talón... ya lo tuve en la preparación de Londres pero se me fue. Hoy iré al fisio. Hace ya dos meses que no voy por allí así que a ver qué me dice mi amigo Miguel Ángel.

sábado, 2 de mayo de 2009

I am back!!!!


Todo ha ido como estaba previsto, e incluso mejor.

Me operé de la hernia el 5 d emarzo, y me prescribieron reposo absoluto durante 45 días. Pensé que tendría que volver a entrenar acumulando 4 ó cinco kilos más y un par de tallas adicionales de bandullo. También me dijeron que la recuperación sería dolorosa, que cuando volviese a correr tendría que parar por dolor.

Pues, señores y señoras, ni una cosa ni la otra. Prescindiendo simplemente de trigo, clara de huevo, leche y cacao (como la nocilla), y absteniéndome del alcohol, no solo no he ganado un gramo, sino que he vuelto a pesos parecidos a los de 3º de BUP, cuando era conocido por mi esbeltez :-). Y me he puesto zurdo, como Angelito, de todo lo demás. O sea, que inicio esta etapa de me conducirá a la preparación de Florencia en un estado de kilos envidiable.

En cuanto a la forma, ya he corrido tres o cuatro veces, sin sentir dolor alguno. Solo la pérdida total de forma me hacía ir ahogado a más de 6 min/km los primeros días. Pero el 1 de mayo, tal y como estaba señalado en el calendario previo a la operación, dos meses exactos después del maratón de Barcelona, y 50 días después de la operación, salí a rodar por el Retiro con mis grandes amigos del Boston (nos reunimos 20, ni más ni menos, en una desapacible mañana primaveral), y dimos una vuelta charlando. Podía haber dado la segunda, creo qeu sin problemas, pero la he dejado para la "tirada larga" de este domingo.

Y ahora a entrenar otra vez con mis amig@s, volver a la disciplina de levantarme pronto, de incluir la carrera, las abdos, los acondis y las pesas en la agenda semanal.

Gracias a tod@s por estar ahí!!!

miércoles, 29 de abril de 2009

Una pequeña crónica




Llevo 2 días con los cuádriceps muy cargados acordándome de la maratón cada vez que bajo las escaleras. Sigo feliz pensando todavía en la carrera y la marca. Con la sensación de que ya he pasado una barrera y que a partir de ahora correré algo más rápido. Ya era hora.

Acabo de ver los parciales de la maratón y tengo claro que el correr de menos a más me ayudó a hacer la carrera que quería. Llegué con muchas reservas y acabé como una moto. Empecé a más de 5'/km en la primera salida para ir cogiendo ritmo y entrar en calor. Mi idea era hacer la media en 1h43' y luego acelerar y bajar de 3:25. Me quedé en 3:25:55 pero bajé de 3:30, vencí a la bestia.

Mis pasos cada 5 kilómetros son:

Km a Min/km
5 a 4:58
10 a 4:54
15 a 4:55
20 a 4:53
Media a 4:47 (un acelerón porque veía que iba lento y aún así la crucé a 1:43:48, más lento de lo esperado)
25 a 4:50 (ya cojo velocidad de crucero)
30 a 4:59 (reduzco la marcha para no quedarme solo y hacemos la goma unos kilómetros)
35 a 4:53 (acelero de nuevo)
40 a 4:50
42,195 a 4:21 meto el turbo en los 2 últimos kilómetros

Fran tenía razón. Si sales con tranquilidad al final, tras 40 kilómetros te sale la velocidad porque hemos entrenado para ello. No me lo creía. Tenía miedo al muro y no confiaba en mis fuerzas. Comparando con los pasos del año pasado en la misma carrera me doy cuenta que iba más rápido en el 2008 hasta el kilómetro 20 y por eso a partir del 25 me empezaron los problemas musculares. Acabé en 3:35. Había quemado los cartuchos antes de tiempo.

Aquí además disfruté de la carrera. Sufrí mucho menos que en otros maratones. Estuve pendiente del paso de las millas sólo al final, entre la milla 20 y la 24. Curiosamente creo que lo de las millas me ayudó... je, 4 millas parecen menos que 7 kilómetros. Y luego, cuando llegué a la 25 ya estaba pensando en la meta, pero con ganas, y aceleré. Dí toda la vuelta al parque de St. James con la impresión de estar esprintando. Sólo reduje la marcha brevemente antes de coger la curva del palacio de Buckingham porque el isquio derecho me dio un amago de tirón. Llegué a ir a 4'/km. Tras 41 kilómetros.

Ahora toca descansar, comer, ganar peso... y en dos semanas volver a entrenar. A ver si sigue la progresión. Eso espero. Cada vez más me gusta correr.

Quedé el 3469 de la carrera, el 699 entre mi grupo de edad. Está claro que no estuve precisamente apunto de hacer podio. Pero es un gustazo correr contra uno mismo, ver que por fin progresas. La maratón, siempre lo digo, es como Itaca, que cuando llegas a ella y miras atrás te das cuenta que lo importante es el camino. Disfrutar con los entrenamientos. Pero cuando por fin llegas y te sale... mola. Je. Para que negarlo

lunes, 27 de abril de 2009

Dar vida al tiempo

Concentrado en algunos proyectos de largo alcance, los ojos de Dios Padre fueron atraídos por un barullo lejano que, a primera vista, le resultó de mucho colorido, pero desordenado. El lugar era Londres, no cabía duda, y el motivo una concentración que no acababa de individuar. Miles de personas parecían salir de estampida de un lugar indefinido, huyendo despavoridos hacía no sabía, todavía, dónde. “¿Será una nueva aparición de la Reina Elisabeth, la atrevida que se hace llamar Cabeza de la Iglesia Anglicana? No creo, pensó. Aunque es verdad que últimamente han atenuado su entusiasmo por el folklore y se sienten tentados por un cierto republicanismo, sin darse cuenta que los ingleses sin el “Trooping The Colour ” se quedan en paños menores”.

Al mismo tiempo, esta vez en Madrid, se reproducía algo semejante. Creyó individuar a  Alex y Manolo y algunos pocos más corriendo con entusiasmo, bajo la atenta mirada de Cami. Pero, cambió de objetivo porque la geopolítica celestial estaba más polarizada hacia el Támesis, probablemente porque Madrid lo tenía más controlado.

Concentró su vista en la serpiente humana que seguía extendiéndose por la ciudad a gran velocidad. Iban desvestidos de manera pintoresca: pantaloncitos, que no llegaban a las rodillas; camiseta sin mangas, prueba de la gravedad de la crisis económica; zapatillas y unos calcetines chuscos. Parecían desnutridos y sus caras mostraban muecas de dolor y de cansancio atroz, moviendo, al mismo tiempo, los brazos cual si se escapasen por su cuenta. “No creo que se hayan escapado de Guantánamo ni por un aviso de terremoto por  esos lugares, ni que vayan a misa a la catedral de Westminster, temiendo llegar tarde”, sentenció. De repente, mostró un gesto de asombro: “Caramba!, qué les sucede a Combarro y Ángel? Están en los puros huesos y parecen anorésicos. ¿Será a causa de las penitencias de Cuaresma?” Y recordó a algunos santos que se privaban de todo durante meses hasta ponerse amarillos. Dudó un poco, repasó sus listas y desechó como impensable la duda. “Todavía los encuentro un poco despistados  y relajados en estos temas”, se dijo. Debía tratarse de otra causa más laica que, de todas formas, había que atajar no fuera que se convirtiese en epidemia. “El cuerpo humano está bien concebido, pero, aunque hay que embridarlos no es bueno maltratarlo tanto”. “Es curioso, reflexionó concentrado, estos jóvenes sonríen socarronamente ante los ayunos de tipo religioso, pero no duermen pensando que tienen que pesarse cada día para ver si han logrado quemar tres gramos más de grasa. Por cierto, se dirigió a Magdalena, recuérdame que le haga saber discretamente a Carca que un vaso de vino no engorda”.

En ese momento, con un cierto reparo, media docena de ángeles menores, casi tartamudeando, descubrieron en qué ocupaban su tiempo libre: habían creado el Club Angélico Boston, con el fin de seguir de cerca las peripecias de un grupo humano madrileño. Tenían fichas de cada corredor, unos videos con algunas de sus hazañas, conocían sus debilidades y organizaban seminarios internos para encontrar soluciones. Enviaron incluso a la tierra a un médico disfrazado que les daba charlas optimistas sobre los beneficios de su ejercicio. “Como si necesitasen más ánimos para autoengañarse”, comentó sarcástico el arcángel san Miguel, que pasaba por allí entrenando una centuria que corría al modo galáctico. Imperturbables, los alados miembros del Boston afirmaron que esperaban fichar como próximo miembro a un tal Combarro con el fin de que les explicase detalles todavía no claros para ellos. “Nosotros les confiaremos, por nuestra cuenta, detalles de este mundo que él ni sospecha”.

En Londres, los corredores mantenían su ritmo, algunos se ayudaban entre sí.( “Es bueno este espíritu de solidaridad”) y otros miraban de reojo por si les adelantaba alguien. Todos querían superar tiempos y recordaban los más minuciosos consejos del correspondiente entrenador. Dios Padre envió al serafín “capo” de los vientos y del aire para que soplara suave pero eficazmente tras las espaldas de los dos españoles. Pesaban tan poco que los hizo volar. Nadie se dio cuenta del apoyo beatífico, porque el serafín había adoptado la cara de los pequeños de Ángel y Luis, quienes en Madrid, al mismo tiempo, rezaban silenciosamente por el éxito de sus padres.

En un momento propicio, los santos de las iglesias del Oratorio y de la catedral de Westminster saltaron de sus peanas y corrieron ágilmente a la acera para verlos pasar. San Ignacio, de madera pintada de negro y con gesto adusto, saltó también de su iglesia de Farm street y sonrió complacido. “Siempre he predicado la importancia del esfuerzo y del mérito, aunque sin olvidar que somos criaturas de Dios y que, incluso, la voluntad nos es dada, aunque no cabe duda de que sin nuestra colaboración hasta Dios permanece a la espera”. Al ver a Ángel y a Luis, recordó que el primero y su esposa trabajaban en Aguirre Estudios y que Mirian se apellidaba Amézqueta, por lo que decidió participar él también. “Haré de Maties disfrazado y correré junto a ellos para darles moral y ánimo”.

San Francisco de Asís no acababa de entender aquello. El había caminado toda su vida. Sin ayuda de ningún género, aunque en compañía. Comiendo poco e incorporando compañeros a lo largo de sus correrías. “¿Pero no dijo una vez Julio César que lo importante era participar?”. Dios se rió a carcajadas. Su santo preferido había llegado a la perfección: vivía en la pura contemplación y no existía para él ni tiempo ni individualidades. “Fue dos siglos más tarde y lo dijo un gabacho que no contento con ser varón era también barón”, le contestó solemnemente Pablo, que de peregrinaciones conocía un huevo (esto es una licencia). “De todas maneras, añadió el de Asís, parecen disfrutar por lo que son capaces de conseguir de un cuerpo al límite, bastante artificialmente, como si se tratara de un fórmula 1 en un taller, en lugar de disfrutar corriendo sin más pretensiones con sus compañeros”. “Yo no me fijaría tanto en ese aspecto, comentó con un guiño el de Loyola, sino en si después de Londres se dedican con el mismo entusiasmo a engrasar su espíritu. Cuerpo y espíritu los creó el Señor y habrá que mimar a ambos”. Francisco lo miró y pensó, muy en su interior, que él nunca hubiera sido jesuita.

Mientras tanto, Ángel y Combarro han corrido y han llegado gloriosos.  Han cubierto expectativas y tiempos, aunque todo depende de los proyectos que cada uno se proponga. De todas maneras, tal como dice el sabio de Asís, ¿a qué más pueden aspirar si ellos se han esforzado, han aprendido y, sobre todo, han disfrutado y con ellos todos los que los quieren? Porque, en realidad, con ellos han corrido muchos, no solo en Londres sino, también, en Madrid. De su familia y amigos lo sabíamos, pero de sus sufridos compañeros celestiales lo hemos sabido solo por algunas indiscreciones. Está claro que,  tras la Pascua, apenas quedan fronteras entre uno y otro mundo.

 

Por fin Londres




Esta foto con una mezcla de caras felices y emocionadas resume bien la epopeya de Londres este domingo. Rosita se marcó su primera maratón en 3:46 (la seguna española en Londres) y entró encima acompañada de su chico Fran (que empezó a correr por apoyarla y terminó con ella sin casi sufrir ni quererlo...¡qué fiera!)

Yo por fin me saqué la espinita y a pesar del calor me marqué un 3h25, a un ritmo medio de 4:52'/km, corriendo de menos a más.

martes, 21 de abril de 2009

Parece que fue ayer... y ya pienso en el 2011




Parece que fue ayer cuando rodábamos con el gran Fran por Numancia de Sagra. Todavía me acuerdo de Torralba gritando "joder que tobillos de Barbie que tienes", claramente animando a Ángel. Nuestro mister es un gran pscicólogo aunque a veces tiene unas formas que para qué (supongo que por eso nos llevamos bien... somos iguales).

Estamos todo el núcleo duro reciente. Falta Cepeda pero también es que ha fallado en este proceso, incluso para Chicago o no he notado que estuviera tan cerca. Por lo que sea. Quizá seré yo. Te echo de menos Nacho, pero lo cierto es que por trabajo, por lesiones o por lo que sea ya no charlamos.

Y es que de charlar va esto. El correr y la amistad. Angelito se ha sumado al club y está ya dentro. Como se metió Morita en el más grande. Hasta muy dentro. La maratón es esto y no son marcas.

No lo digo como excusa por si la cago en Londres. Y no pienso cagarla. Saldré con el cuchillo en los dientes y espero bajar sobradamente de 3h30. Hemos planificado una carrera en grupo, Serruner y yo. Supongo que tiraré y marcaré el ritmo hasta la primera media. Luego ya nos iremos alternando y ayudando mutuamente.

Mi idea es salir muy suave. Voy a hacer caso a Fran. Siempre he salido a ritmo y en realidad salía fuerte y por eso el final me pasaba factura. Mi cabeza me pide salir así, a ritmo, guardando una reserva por si aparece algún calambre en el 3o y muchos.

Pero no. He quedado con Fran en probar esto otro. No parece muy revolucionario pero puede serlo. Salir muy lento. Incluso a 5:10. Yo de hecho tardo en entrar en calor, fácilmente 20'. Y hay que evitar confundir la excitación de la salida con haber creído entrar antes de tiempo en calor. Pues eso... despacito, a 5:10 los primeros kilómetros, luego a 5' sin prisas, dejando que la gente nos adelante. A eso del 5-7 habré supongo, entrado en calor y podré poner una velocidad cercana a la de crucero, digamos que 4:55. ¿Qué puede pasar? Habré perdido como mucho 1 minutejo. Eso no es nada. El año pasado recuerdo ir gritando a Cepeda que tuviera cuidado, que nos íbamos de ritmo (por rápido). Si lo pienso, siempre ha sido así... quizá Berlín sea la excepción, donde salí suave y concentrado. Uno frente a siete.

Mi idea es ir cogiendo ritmo y pasar la media en torno a 1:43. Se supone que con esta estrategia llegaré fresco al final y podré acelerar y todo. Marcarme una maratón en positivo. Con un par.

Ya veremos y nos reiremos. Espero que no mucho.

En cualquier caso, esto del correr (decía hace tiempo) va de hablar y de amigos. Para la siguiente ya seremos más, creo, en Florencia. Noviembre. Antes quiero bajar de una vez de 1:30 (sí, en honor a Cami de 1:30 y dejarme de mariconadas tipo 1:31-2) entre septiembre y octubre. Probar que puedo darme caña en el umbral anaeróbico sin volverme loco de agonía. Creo que ya toca mojarse. Las medias de Valladolid y de Talavera pueden ser muy buenos sitios. Cami se ha ofrecido hacernos de liebre. Incluso Fran. Bajar de 4:16'/km debería ser factible (je, hay que correrlo, pero el papel es cojonudo y lo aguanta todo).

Para el 2010 creo que ya está decidido Nueva York en noviembre. Sigo creyendo que deberíamos correr Boston en primavera pero no dos en USA al año. Muy caro. Ah, y muchas vacaciones. Si es NY, hay que correr otro en primavera. Espero que esta vez se unan todos. No voy a cerrar ninguno porque espero lograr consenso: Rotterdam puede ser una buena opción. De los nacionales quiero hacer Barcelona pero está muy cerca de Florencia. Yo necesito un mes para recuperar y Barna es muy pronto en marzo. Sevilla aún antes. Para el 2011.

Ese maratón ya tiene que ir afilado, con maracas por debajo de los 3h20 e incluso más cerca de los 3h10. Ya veremos. Hay que progresar pero creo que tenemos mucho margen.

La clave es mantener la ilusión. Para eso es importante el volver a ser un gran grupo. Vernos, viajar, blogear, cenar en Laredo, hacer locas excursiones a medias en el medio de nada, visitas a León,...

Me gusta correr. Y me encanta correr con mis amigos.

Ah, y me apetece Londres. Tengo ganas de sentir el dolor y superarlo. De salir de Canary Wharf fuerte como una roca. De que se me haga llevadero el camino bordeando el Támesis. De acelerar al final. Pensaré en Alfonso y en Cepeda al final de la carrrera. Y por supuesto en Miriam y los enanos durante toda la maratón. Sé que Angelito y yo lo vamos a lograr. Y me apetece.


Como dirían Mick & Keith "It's only rock'n'Roll but I like it": Me encanta correr maratones, es así de sencillo

lunes, 20 de abril de 2009

Carta abierta a los maratonianos londinenses


Queridos runners,

Faltan muy pocos días para vuestra cita con nuestro querido amigo y rival, los 42,195. Para la cita de este año habéis elegido la capital del Reino Unido, la entrañable Londres. Algunos de vosotros, partícipes de este blog, ya la corristéis el año pasado, en el que tuve el placer de acompañaros. Otros por contra, seguidores de estas reflexiones, debutáis no solo en ciudad, sino incluso en romance con la distancia.

Evidentemente, London dejó buen sabor de boca el año pasado, con independencia de los tiempos conseguidos. Es una gran maratón, con una magnífica organización y mucha gente en la calle animando. Recuerdo con gran cariño os momentos previos, la llegada a la salida a las 700am, la gran campiña verde británica a nuestro alrededor, los centenares de frikies que complican su carrera disfrazándose de los elementos más extravagantes, el sol, las amenazadoras nubes...

La salida es limpia, se corre desde el metro 1. Los primeros kilómetros son un poco "trampa", con suaves toboganes, tirando un poco cuesta abajo, en los que hay que controlar las piernas para no agotar demasiada gasolina. En cuanto te quieres dar cuenta estás en la Torre de Londres, cita con la mitad del recorrido. El año pasado, después de salir con un sol radiante, se puso a jarrear en este punto. La llegada a Canary Wharf, donde te puedes distraer con los atletas de élite, que vuelan diez km por delante tuyo hacia la meta. El avistamiento del Big Ben, la entrada majestuosa en Sant James Park... En fin, un lujo de maratón.

Habéis entrenado como nunca. Seguro que en ninguna otra prueba habíais acumulado tantos kilómetros, tantos sde calidad, y con unos rodajes espectaculares, con ritmos sostenidos mucho más altos que en los anteriores. Las pruebas que habéis realizado también os han salido de lujo, empezando por los ya añejos 30 km en los que me acompañásteis por debajo de 5min/km en Barcelona. Luego han venido las tiradas en la CdC, y los exigentes entrenos del TT para el mes de afinamiento. 

En cuanto a forma física qué deciros. Probablemente no hayáis estado así desde el colegio...

En cuanto a la ilusión, y con independencia de ese barniz conservador que siempre tenéis, nos habéis contagiado a todos. Vuestros emails, vuestras entradas en los blogs,  no siempre correspondidos (ayyy qué egositas somos algunos...), por vagancia o simplemente por no poder aguantaros el ritmo, siquiera por escrito...

Pero sabed que hemos estado con vosotros, que os hemos seguido los entrenos, las alegrías y las dudas, que lo estamos esta semana, en la que os sentiréis entre algodones, y que por supuesto, lo estaremos el domingo por la mañana, acompañándoos milla a milla. Sirva también este recordatorio para aquell@s que se enfrentan a Mapoma el mismo día, alguno de los cuales podremos acompañar un ratito...

Terminaré, sin meteros un ápice de presión, ya que no lo necesitáis. Para mi lo realmente importante de la carrera no es la marca (que da una satisfacción pasajera), sino la calidad del entrenamiento anterior. Y por ello seguro que ya os sentís suficientemente orgullos@s.


PD: Peregrino is back to business!!! Ayer rodé un ratito con mis hijos, sin incidencia ninguna. La hernia ya es pasado, y esta semana, DM vuelvo a la disciplina del teniente. 


miércoles, 15 de abril de 2009

Las series y el corazón




Hoy he estado en el cardiólogo. Una cardióloga para ser exactos. Y una verdadera experta en deportes y en particular en atletismo. Un par de tipas entrañables, Araceli y Susana, su enfermera. Además del típico electro, hemos estado charlando sobre el correr, los triglicéridos, los ATPs, los umbrales... y al final me ha hecho una eco y hemos estado viendo mi corazón. Grande aunque escondido detrás del esternón, me ha tenido que retorcer para observarlo y medirlo.

Acabo de echarle un ojo al fabuloso blog de Mildo y me he animado a escribir, que luego dice que nos prodigamos poco por la red.

Series y corazón.

Me ha contado que tengo un corazón grande. En el sentido más prosaico de la expresión. Supongo que para el otro me tendría que conocer mejor y a lo mejor no opinaba lo mismo. Me ha metido algo de cañita por no llevar pulsómetro. Yo que alardeo de seguir mis sensaciones llevo ya 4 meses sin usar la cinta. ¡Menudo rollo! Pues no, si me hago una prueba de esfuerzo y quiero mejorar mi correr he de retomar la cinta.

Para el primer umbral, correr suave pero en mi caso, por encima de 133 lpm. Por debajo no sirve de nada, sólo es calentamiento.

Para el segundo umbral ya son palabras mayores. Lo he mejorado, especialmente porque he bajado el porcentaje de VO2 Max, Pero si quiero mejorarlo tengo que currarme más fuerte las series largas. Empezar en 153 y terminar los miles, los dos miles incluso cerca de 165 lpm. Mucha caña. A eso de 3:30. Rapidito.

Ahora ya estoy cerca de Londres así que no arriesgaré. Me quedan qué, ¿9 días? Mañana llevaré la cinta por curiosidad pero para la maratón de Otoño prometo controlar las pulsaciones. El año que viene quiero bajar un mínimo de 10' a la maratón y me voy a esforzar. Con cabeza pero a esforzarme. Me ha dicho la cachonda que yo en la maratón voy de paseo. Y supongo que algo de razón tiene

Me he acordado de cómo sufren los de cabeza desde el principio. De la cara de dolor en Barcelona de los de cabeza en el kilómetro 5. Los sub 3 pasaban medio frescos y los sub 3:30 parecían turistas felices y contentos, a lo sumo concentrados. El final, a partir del 30 el sufrimiento ya nos iguala a todos.

Me he acordado también de una entrevista con Chema Martínez donde decía lo mucho que sufría en carrera. Literalmente decía "me duelen hasta las cejas". Esfuerzo máximo. Araceli, la cardióloga, me ha contado que Chema entrena con pulsómetro y que hace las series buscando las pulsaciones.

Yo, en popular y salvando bastante las distancias con el gran Chema, me propongo a imitarle. Pero ya a partir de mayo. Ahora a concentrarse que Londres está a la vuelta de la esquina.

Eso sí, tengo ganas de aprender. Cada día descubro que sé menos y que hacemos un montón de cosas sin sentido o con mucho, pero no sabemos por qué. Para empezar voy a tomar BOI-K espártico, potasio, para evitar los calambres. Pero justo antes de la carrera. Media hora antes. Ah, y retomar los viales de glucosa (cinco diarios) para los 3 días antes de la maratón. Para llenar los depósitos de glucosa a tope...

viernes, 10 de abril de 2009

Londres a la vuelta de la esquina




Hoy nos hemos metido Ángel y yo 28 series de 300 metros. A ritmos suaves eso sí. Entre 1:17 y 1:02. Fernando Hidalgo nos ha venido a echar una mano con sus consejos y su buen correr durante el calentamiento y las primeras 10 series. Se hace muy llevadero entre la compañía y variar de recorrido.

Mañana toca descanso y el domingo de vuelta en la Casa de Campo nos haremos una tapia y 2 bosques y ya comenzaremos a disminuir progresivamente el kilometraje. Esta semana me saldrán 80 y pocos, tras la semana anterior en la que hice 94 (mí máximo histórico).

Estoy eufórico. Otros años, repasando las noats de los entrenamientos, tenía algún dolor real o imaginario, incluso algún que otro dolor absurdo como el dolor de pecho en Otoño. En otras ocasiones había dejado de entrenar alguna serie por cansancio o desidia. Esta vez no. Lo mismo con el peso. Aunque estos días habré ganado (espero que no más de 1 kg) rondaré los 75 kgs en Londres

Ahora sólo me queda convencer a la cabeza de que todo irá bien, que los dolores que vienen también se van en la maratón. Que a partir del kilómetro 30 me saldrá la fuerza del entrenamiento y acabaré con potencia incluso para progresar.

Este año tengo a Ángel que tiene un nivel muy parecido al mío. No tendré que preocuparme de reducir el ritmo de alguien más fuerte que yo. Al revés, si todo va bien marcaré el ritmo desde el principio. Y en el kilómetro 20 nos estará esperando Luis Hita para llevarnos con su cadencia constante y segura, con desviaciones de 1 ó 2" por cada 5 minutos.

Falta ahora descanso, intentar compaginar mucha tranquilidad con el trabajo, mucho sueño y alguna que otra prueba final. Je, creo que probaré con un Ibuprofeno 600 en el desayuno previo al maratón siempre que me vaya bien este domingo

sábado, 28 de marzo de 2009

London Calling




No se trata de la canción de Los Clash. Ya sólo queda 1 mes para la maratón de Londres. 28 días para ser exactos.

Ayer Angelito y yo nos metimos en El Reti las series largas. Un 4.000, 2*3000 y finalmente un 2000. A ritmos suaves pero tengo las piernas como las vigas del puente de la torre de Londres. Este domingo trastearemos y alargaremos la tirada de Fran... je, creo que hasta las 2 horas y media. A ver si nos metemos 28 ó 30 kilómetros. Se acumulan los líos en el trabajo y los últimos esfuerzos previos a la carrera. Las primeras paranoias... el maldito mazazo no vendrá esta vez... no.

Me acuerdo de las sensaciones del año pasado. Londres es una ciudad que me encanta. Creo que es la ciudad que mejor conozco después de Madrid. Pero la maratón es aún más grande, sorprendente. Me acuerdo del carnaval a la salida. De esa maravillosa explanada con masais vestidos de guerreros con lanza y escudo, con escoceses con kilt, soldados de camuflaje, la mujer zancuda, los globos... La salida y todos concentrados. El Cutty Shark estaba cubierto restaurándose pero las chicas estaban allí, animando. Junto al pub más antiguo de Inglaterra. La tranquilidad de rodar a 4 y cincuenta y tantos el kilómetro... a 7 y 45 la milla. Joder con las millas, 26 controles en vez de 42. Mejor bien mirado. Hay que sentir la carrera sin obsesionarse. Es dicen.

El mayor subidón es el cruce del puente de la torre. La sensación es maravillosa. Hay que hacer un pequeño esfuerzo de subida pero la vista lo compensa. Justo detrás la torre de Londres, a la izquierda todos los edificios típicos (el London Eye, las casas del Parlamento, los puentes) y nosotros enfilamos a la derecha y de pronto se cruzan Martin Lel y Wanjiru a toda mecha, seguidos de unos cuantos... el rubio ese americano, otros keniatas... Y empieza a llover, a granizar. Cepedilla y yo seguimos concentrados, con el subidón de pasar por allí y de saber que ya llevamos media carrera. Y entramos en Canary Wharf. No lo conocía. Aquí mis recuerdos son confusos... miro para ver si encuentro Lehman, si disfruto de la zona, veo la maraña de señales de tráfico famosa, pero el camino se empieza a complicar, a enredar. Damos muchas vueltas. O eso pienso. Sigue granizando. Ya más suave pero nos enfría, quizá demasiado. Al acabar los músculos se me agarrotan y saliendo de vuelta a la ciudad empiezan los primeros calambres. Paro y estiro con un cabreo de mil pares. Nacho me espera. ¡Sigue coño! Aún y así me espera. Continuamos. Tengo los malditos calambres qué, en el 20 y muchos. ¡Muy pronto! Pero seguimos. Le alcanzo y continuamos algo más lentos. Nuestro ritmo desciende. A 5'/km. Algo más.

Tras pasar de nuevo junto a la Torre de Londres la sensación es que ya estamos. Que falta nada. Y no, se alarga y no acabamos de llegar al Parlamento. Se hace eterno. De repente empieza la gente a aplaudir como loca. Me flipo, ¿por qué me animan así? Y veo a un tipo en pelotas, altísimo, corriendo con un tangilla como Borat a mi lado. Alucinante. Están locos estos romanos. Otro me adelanta, con una camiseta de Catalonia Is Not Spain. No jodas. Le saludo y le animo... je, en español. El río me parece interminable... Nacho va muy fuerte y le convenzo para que siga sin mí. Se escapa. En ese momento (¿por el 35-36?) debimos de adelantar sin ver a Carca.

Al fondo veo el maldito Big Ben. ¡Por fin! Y las banderas ondeando a mano derecha. ¡Las chicas! Y a un tipo con un correr inconfundible corriendo hacia ellas. Coge una bandera y yo acelero a buscarle. ¡Cepeda! Creo que grito y le alcanzo. Al fondo el palacio de Buckingham. Parece que vayamos a ver a la reina Isabel salir con una banderita de Gran Bretaña y animar. La gente salta y grita. Nacho y yo aceleramos. Alucinamos. Giramos. No sé si ya vuelve a llover o si ha parado. No me acuerdo. Hay globos, cámaras, relojes,... Pasamos la meta 5 minutos más lentos de lo que queríamos pero ya estamos en otra historia. Disfrutando. Nos cuelgan las medallas. Un tipo de la organización me ve temblando y me regala su chubasquero. Me fotografío con unos y nos acercamos al árbol donde habíamos quedado. rub. las chicas. Los besos y la lluvia. ¡Londres allí vamos! Este año disfrutaré aún más. Y esta vez entraremos victoriosos

Now get this
London calling, yeah, I was there, too
An' you know what they said? Well, some of it was true!
London calling at the top of the dial
After all this, won't you give me a smile?

I never felt so much a' like