viernes, 6 de noviembre de 2009

Mi amigo Fran Torralba


He de reconocer primero que la inspiración de la idea de este post me la dio el que le escribió Juan Rigabert en su blog.

Fran Torralba es mi entrenador (físico, como lo distinguiría el espiritual). Pero no solo es mi entrenador, sino mucho más importante, mi amigo.

Gracias al incombustible Comb, nos lo presentó Rodrigo Gavela hace ya 20 meses. Fran vive en León, nosotros en Madrid, pero desde el principio eso no fue inconveniente. Alucinábamos con sus primeras llamadas telefónicas, con su entusiasmo a lo largo de los muchísimos minutos que nos dedicaba, intentando aprender de nosotros, a la vez que nos daba las primeras instrucciones acerca del método de entrenamiento.

Al cabo de unas semanas subimos a conocerle a León, hicimos el primer entreno con él, y además de aprender una barbaridad desde ese momento hicimos un amigo, de los de verdad. Honesto, leal, directo, sin dobleces. Un poco –bastante- bestia a veces en sus planteamientos, pero rascando un poco coherente y no tan exaltado como podría parecer. Un verdadero maestro vocacional, con mayúsculas. Preocupado más allá del entrenamiento, ese es sin duda uno de los factores del éxito.

Con cuatro ideas en seguida sabía de qué pie cojeábamos cada uno y adecuar el entrenamiento con matices a veces invisibles que nos han hecho progresar a todos.

Competitivo hasta lo enfermizo, es capaz de picarse con paquetes como nosotros y no solo ganarnos incluso en los entrenos, sino meternos todos los minutos posibles en un mil o una tirada larga. Casi invencible –alguien le ganó en un Oregón ☺-. Hospitalario como pocos, siempre está deseando que visitemos su querido León. Y a fe que cuando lo hacemos nos trata a cuerpo de rey, y si no se que lo digan a mi hijo que sueña con “Los Jamones”. Además gracias a sus tres consejos, inició su puesta a punto que le ha llevado a estar muy en forma esta temporada baloncestística.

Punto y aparte merece su mujer, Leti, encantadora y de la que se aprende cada minuto. Un sitio en el cielo tiene ganado con total seguridad, ya que la hiperactividad de Fran no debe ser fácil de acomodar a diario.

Hoy anda preocupado porque ese corazón tan grande que tiene le ha pegado algún sustillo. De tanto trabajarlo se ha atrevido a rebelarse, y está de pruebas. Seguro que en breve vuelve a trabajar al ritmo que Fran le pide.

En breve afrontaremos nuestro tercer maratón bajo su pupilaje. Con independencia del resultado, yo ya he mejorado gracias a su amistad. Y además puede que bata mi marca…

7 comentarios:

Gonzalo Quintana dijo...

He seguido a Fran en el foro de runners world y me parece un buen tipo, muy coherente. Tienes suerte de contar con él.

manuel binoy dijo...

Siempre es de agradecer tener una persona así a tu lado y en todo momento dispuesta a estar contigo y a aconsejarte; cuídalo, dicen que quien tiene un amigo tiene un tesoro; saludos, suerte y a seguir.

Mildolores dijo...

La del maratón es cuestión de tiempo, trabajo y paciencia.
La marca de tener amigos así es difícil de superar.
Suerte.

Quique dijo...

Hola Alfonso, una vez más este deporte hace grande a las personas y este es un ejemplo, me alegro de que haya personas como Fran y como vosotros....

Os deseo mucha suerte en el maratón y a Fran que pronto se recupere.

Un saludo
Quique

Rosa dijo...

La verdad es que yo he tenido la gran oportunidad de hablar con él, por mi lesión y mi estado de ánimo y me impresionó la actividad que destilaba y cómo me cazó con un par de cosillas que me preguntó sobre mis entrenos. No sabía nada de su corazoncillo, espero y deseo que se quede un pequeño susto. No quiero agobiarle, así que no le voy a llamar, pero Alfonso dale un abrazo de mi parte.

Cami dijo...

Suscribo lo que dice Carca de Fran al ciento, es más, le compro hasta sus planteamientos más "directos", soy también un poco como el...

Fran es de esos tíos que te apena no haberle conocido antes, porque es grande y te hubiera gustado ser amigo suyo desde siempre, incluso haber estado en alguna "movida" con el...

Qué pena que viva en León, y solo podamos disfrutar de el por teléfono o de visita en visita.

Lo único malo de tener amigos así, es que nunca estas a su altura, porque son mucho mejores que tu siempre.

Fran eres cojonudo. Nos tienes para lo que necesites.

Cami

comb dijo...

Si señor, Fran es un tipo excepcional. ¡Uno entre un millón! Un gran amigo, una de esas razones por las que me alegro cada día de correr...

Pero dejaré el terreno personal para hablar de la maratón por aquello de Florencia. Aquí además es nuestro faro. Al menos el mío. Me explico. Una de las cosas más divertidas del correr es que cada corredor, cada forero, cada escritor de revista o de libro tiene una receta de cómo entrenar o de cómo correr diametralmente diferente. Unos dicen que las tiradas largas han de ser lentas pero de más de 3 horas y un mínimo de 7, otros que máximo 2 horas y hasta 3 semanas antes de la maratón, otro que las repeticiones entre series han de variar en máximo de 5", otros que si hay que hacerlas en progresión, otros que...

¡Je!, tengo un amigo que suele mezclar recetas de varias fuentes y cada día quiere hacer lo contrario del día anterior y por las razones opuestas.

Pues en este barullo, Fran es de los pocos que me ha convencido. Es de los pocos que verdaderamente saben. Y lo es por una mezcla de conocimiento profundo (joder, sabe mucho de esto) y porque tiene unas dotes de psicólogo prodigiosas. Creo que las carreras son un 70% cabeza y un 30% preparación... al menos en el día de la carrera (¡y en la semana inmediatamente anterior!).

¡Aupa Torralba!