martes, 1 de diciembre de 2009

Una maratón con vistas



Pues sí, 3:20:01. Mi objetivo era bajar de 3h20, hacer 3:19:59... ¡je! Aquí va la crónica para los que tengan paciencia y ganas....

Lo cierto es que corrí con mucha facilidad, de menos a más. Siempre disfrutando. A ritmos por debajo de 4:45. La media en 1h42 para acabar fortísimo, ganándole 3 minutos en la segunda. Los 2,195 kms finales en 4:11 por la organizacion. Por mi reloj el ultimo mil en 4:05 y los 195 metros finales a 3:36. Y sé que si hubiera querido hubiera ido más rápido los ultimos 10kms.

Para ser sincero me ayudó mucho correr con Angel, turnándonos y sobre todo compartiendo sensaciones, miedos y esperanzas. Nos ayudó a todos el tiempo: frío, agradable y sin lluvia. En contra, el desastre del primer km muy lento pero a trompicones. Y el desastre de los controles de avituallamiento. Tomé en la mayoría de ellos sales, aunque poca cantidad porque poca había en esos vasos complicadísimos de coger. Un enemigo invisible fue la alta humedad ambiental.

La carrera es verdad que baja al principio pero el desastre del apelotonamiento inicial y de los avituallamientos lo contrarresta. Y las calles se estrechan demasiado y has de frenar. Luego, nos acercamos al Arno y se ve la belleza de la ciudad y todo empieza a mejorar. Las calles son estrechas pero no oprimentes. Las vistas de Florencia. Algún que otro requiebro de más pero siempre muy controlados. Turnándonos Ángel y yo marcando los ritmos. Aprovechando las diagonales para no hacer kms de más.

En la media iba muy fresco. Yo tengo la teoría de que hay que llegar al 30 fresco, y a la media casi entrando en calor. Y asi fue. Cuando nos acercamos al 30 ya sólo éramos Ángel y yo. Quizá estuvieran todavía Manolo y Rodri cerca, detrás. Pero yo iba tan concentrado que ni los sentía. Nos hablabamos y nos animábamos. Luis Hita se nos unio en el km 29 , nos ayudo pasándonos agua en un control y sobre todo quedándose con Ángel y forzándome a que acelerara y les dejase en el 36.

La entrada al parque en el km 31 marca la soledad de la carrera. De ahí al 37 no hay apenas gente pero para mi estuvo bien. Grandes rectas donde concentrarme en la zancada, en mi ritmo de carrera. Me encontraba pletórico pero controlado. Ángel en el 35-36 empezó a quejarse del gemelo. Una pena porque iba igual de fuerte que yo. Le esperé. Me puse a hablar a voz en grito en ingles con un irlandés majete (a quien luego adelantaría por el 40 y tantos) para no agobiar a Ángel mientras descendiamos el ritmo para superar su molestia.

El irlandés aceleró y yo esperaba a Angel hasta que Luis me dijo que me marchase, que él se quedaba con Angelito. Me puse de nuevo en torno a 4:40. No sabía muy bien si ir a ese ritmo o acelerar. Podría haberlo hecho pero quizás por exceso de prudencia no lo hice. Siempre temo al final. Son muchas maratones pinchando al final.

Salí del parque y enfilé el rio, la ciudad. Al fondo las banderas españolas de nuestras amigas. Todos me decían que iba como un toro y con una gran cara. Lo sabía pero me dio aun mas fuerzas y ganas. La maratón con nuestro entrenamiento es cabeza. Al rato Bañon me dio más animos pero me dijo que Carca iba pinchado cerca. Que pena. Sin querer habia visualizado ese final. Tuve rabia. Segui corriendo con prudencia pero ya acelerando a 4:30. Faltaba poco aunque no sabía cuanto. No tenia ni idea del recorrido final. Cerca del 39-40 vi a lo lejos a un tipo alto en una camiseta amarilla. Carca. Corriendo cabizbajo con Juanra vestido del Boston a su lado. Les grité, les silbé y cuando llegué a su lado bajé algo el ritmo gritándole que me siguiera. ¡Qué raza! Lo intentó pero a los pocos segundos algun calambre y Juanra me grito que siguiera.

Seguí. Iba muy rapido. A veces el empedrado molestaba. No mucho. Disfrutaba del recorrido. Que bello es Florencia. Iba fijándome en la gente, adelantando a todos sin excepción. De repente vi en una curva la torre de los Uffici y me emocioné. Sabía que iba muy bien. Me saltaron algunas lagrimas. Vi al irlandés y le dije en broma que no se dejara adelantar por un español. Sonrió y me dijo que me seguiria para ver si lograba entrar cerca de mi tiempo, que unos kms antes le habia dicho que sería 3h20. Vi a unas chicas del principio y las adelante. Adelantaba a todos. Podia esprintar pero me reservaba. Ni idea del tiempo. Vi los camiones con nuestra ropa y me di cuenta que la meta estaba muy cerca. El km 42. Aceleré en la curva pero pensando más en donde colocarme para que la foto de la entrada con la Iglesia de la Santa Crocce saliera bien. Me acuerdo que me habian aconsejado entrar por la izquierda. Supuse que 'mi izquierda' y así hice. Había de repente muchos corredores y procuré desmarcarme. Una foto en solitario, bonita y digna (me acordaba de la del foro entrando solo...je, a 2h40) Marqué el crono procurando que no me tapara la cara para la foto y alcé los brazos en señal de victoria. ¡Estaba feliz!!!
Pletórico. Runner's high. ¡Subidón!!!

Me decían que siguiera pero me paré. Quería ver a Angel...y Carca. Estiraba evitando al tipo de la organización que nos pedía a todos que siguiéramos. Y por fin, Angelito. Feliz con el 3h23 que yo sabia que era su marca 'refugio'. ¡¡Lo había conseguido!!! Al poco Alfonso, Rodri y Manolo.

Ya no vi a nadie más hasta que recogimos la ropa. Al final, con Luis Hita, al ver pasar el globo de las 4 horas nos dio un vuelco el corazón al ver con una sonrisa espectacular a Adelita y a Pablo. ¡4 horas!

Pensé en Miriam, en los consejos de Fran y pensé en Cami, que siempre está ahí. Todos apoyando. Ayudando.

Entrenar y correr es lo de más y la maratón es sólo un señuelo... Ítaca... ahora ya pienso sólo en descansar, dos semanas, para volver a atacar Ítaca y lograr hacerlo en 3h15'... y supongo que volver a empezar

8 comentarios:

José Manuel Barquero dijo...

Enhorabuena! Magnífica crónica. Entraste como un avión. Quizá un pelín demasiado conservador por como lo cuentas. Parece que estabas para 3:18 por lo menos.
Pero mejor así, disfrutando del final y sin agonías insufribles.
Recuerdos al bueno de Luis Hita. Estuve con él en Nueva York hace un mes.
Un cordial saludo

Fer dijo...

Genial.
A por la próxima.
Slds

guillermo dijo...

FE LI CI DA DES!!!! QUÉ MARCÓN MACHO!!!

Juan Rigabert Montiel dijo...

Enhorabuena Luis. Impresionante la progresión que llevas. Casi seis minutos de Londres a Florencia son muchos minutos, muchísimos. Disfruta del post maratón

Ángel dijo...

Épica narración ULuises. Recuerda que Ítaca siempre está ahí esperando, que el camino está lleno de dificultades, pero que al final ULuises siempre las supera y alcanza su feliz Ítaca
Enhorabuena a todos. Ángel Z

Quique dijo...

Enhorabuena por tu marca y gran carrera, y a todos los esforzados del Boston..Os he visto en el video y se ponen los pelos de punta al ver vuestras caras...

Un saludo
Quique

carles aguilar dijo...

Hola... Yo también estoy de vuelta de Donostia... Te felicito por esa gran marca (Se me ponen los dientes largoooosss...) Yo, hasta el km. 37 tenia las 3:20 en mis manos... En fin, veo que supiste administrar tus fuerzas y tuviste un final pletórico... A seguir así...!!!

Rosa dijo...

Luis...tengo los pelos de punta. Me ha emocionado tu cronica...(qué ganas tengo, no lo imagina nadie.) Enhorabuena, de verdad. Por lo que me informaba Fran, sabiamos que eras el que más fresco iba. Y al final sabemos que tan importante es haber entrenado bien como ir descansado.
Un secreto: Yo tambien sueño con hacer algun dia 2h40...