miércoles, 24 de octubre de 2007

Retiro a mediodía (adelantándome al post de Comb)


Volviendo a nuestras buenas costumbres, Comb y yo nos hemos escapado este mediodía al Retiro, a trotar 30' de nada. El día no podía estar mejor. Nublado, sin frío ni viento.Rodaje muy tranquilo, con pulsaciones muy bajas, a ritmos en torno a los 5min/km, de charla animada y continua. Nos cruzamos con algunos corredores, las caras empiezan a ser familiares después de tantos meses. Incluso Luis le pregunta a uno por su siguiente maratón, el de San Sebastián. Es un sub 3 horas que está haciendo cambios, y charlamos durante su trote. Quiere hacer menos 2:53, y se está metiendo unos 80 km a la semana (yo lo hice una semana con la consecuencia de un sobreentrenamiento de fatales consecuencias...). En fin, después de un minuto nos dice que le queda un cambio y se aleja (por cierto no me impresiona nada su cambio, creo que estoy volviendo por mis fueros, poco a poco). Hacemos un par de rectas -qué bien sientan después de rodar suave y poco-, estiramientos y unas buenas abominables. Hemos gastado ya, bueno mejor dicho, invertido, una hora. Son las 1515, y nos dirigimos hacia nuestra querida Taberna de Laredo. Inigualable ensalada de kumato con ventresca y marmitaco (qué pena que lo hagan picante). Mango de postre, y de vuelta a la oficina, con sensación de haber hecho un buen ejercicio.
Se ha hechado de menos a un asiduo a este plan de mediodía, pero ya nos ha informado de que su tendinitis está remitiendo y que será de la partida en breve. Nos falta que la componente femenina de nuestro siguiente reto se apunte (y que además participe en el blog). La otra C de este equipo queda eximida de este maravilloso plan por problemas logísticos.

Qué afortunados somos en Madrid de tener el Retiro!
PD: Inaaacio apúntate a London!!!

6 comentarios:

comb dijo...

Me has dejado literalmente sin nada que apostillar así que os pregunto: ¿dónde vais finalmente mañana a que os saquen la sangre? Montalbán, 6 como has visto es Hacienda... Estoy intrigado.

Por cierto, Cepeda, cuidado con los entrenos después de donar sangre (salvo que efectivamente sea a Hacienda) que la falta de glóbulos rojos se nota

Si fialmente vais otro día os acompaño, mañana no puedo.

Peregrino dijo...

Parece que es en Juan Montalvo 3. En la siguiente donación quedamos (y luego nos hacemos unas rectas, a ver quién cae primero, o bien quien aguanta más vueltas :-)

Nacho dijo...

¡¡Cabrones!!
¿Qué otra dedicatoria se me podía ocurrir tras leer el post de tan sufridos corredores?
Por mi parte, os describo la jornada de entrenos, un poco a "la Cami".
Mediodía, me acerco a la piscina que está sin nadie, para hacerme 1.000 metros en algo menos de 40 minutos. Vuelta al redil y a las 18h 45m visita al gimnasio, donde evito la cinta (aún me duele algo la pierna) y me subo en un extraño aparato en donde parece que caminas en el aire y mueves los brazos frenéticamente: tras cinco minutos de desconcierto se me acerca el monitor y me pregunta extrañado por mi habilidad para ir tan rápido hacia atrás; cinco minutos más sin saber ya para donde iba y me paso a las pesas. Después, ducha y para casa.
Hoy no habrá entrenos, tengo una Convención Global de mi Area del banco, de la cual me escaparé para ir al vampiro, después una cena y espero retirarme pronto.
Mañana, también reposo. Y el sábado, Valdelatas con circuitos Oberón, ¿no?.

Un abrazo

Nacho

Peregrino dijo...

Efectivamente, sábado 2 circuitos oberones, si el vampiro nos deja con fuerzas...

Cami dijo...

Pues nada runners, después de ratificar el calificativo que os dedica Cepeda, de ver con agrado que alguno que otro ya le empieza a sacar gusto a eso de doblar los entrenos y encima con contra-dopaje (quitarse sangre), pediros que transmitais a vuestro amigo del Retiro que para bajar de 2:53' con 80K semanales, me parece un poc justito.
Felicitar a Carcasona por el aspecto tan cool que empìeza a tomar este blog y remitiros a la primicia Friki que publicaré en un rato en tridesafio.blogspot.com
Cami

comb dijo...

Muy bueno, Cepeda. Te imagino andando hacia atrás y me despiporro. Me recuerdas a Carca y a mí en Berlín probándonos una prenda de tía y al dependiente de Adidas descojonado viéndonos