miércoles, 26 de diciembre de 2007

The loneliness of the long-distance runner



Estos días de Navidad también significan dispersión para los corredores. Todos vivimos con intensidad el lado cristiano y familiar de estas fiestas y nos resulta más difícil organizarnos para quedar a hacer series, trotar o hacer tiradas largas.
Pero si no es posible quedar con los amigos, nuestra otra familia de las carreras, siempre podemos buscar un momento para cumplir con nuestro entrenamiento. Yo lo he conseguido estos días, a costa de algún madrugón o de esfuerzos que rayan la voluntad sobrehumana: un buen amigo, nos decía el otro día que si empleasemos toda la voluntad que dedicamos a correr, en pro del bien de la humanidad, cambiaríamos el mundo...todo es empezar.
Lo cierto es que estas sesiones de entrenamiento, y más si son series, en soledad, se me hacen muy duras y no consigo ni acercarme a los objetivos. Algunos dicen que forjan el caracter y preparan psicológicamente para la inmensa soledad de los maratones; puede ser...pero una de las grandes satisfacciones de esto es el tiempo que empleamos en disfrutar juntos de estos momentos:¡qué no decaiga!

Un abrazo

Nacho

4 comentarios:

Cami dijo...

Nacho, estate seguro que: el vencer la pereza y el confort del sofa, el hacer todos esos sacrificios, el superarnos día a día; forja caracter, no solo para acbar un maraton sino para todos los ordenes de nuestra vida. Nos hace un poquito más fuertes.
Si, nuestro amigo tiene razón, si emplearamos la misma energía en intentar mejorar esto, supongo que también conseguiríamos algún record

guillermo dijo...

claro, claro...!!
que si forja el carácter? una pasada! por poco más fuertes que nos haga, es mucho. en los tiempos que corren cualquier ayuda es poca. personalmente creo que me ha ayudado mucho sentir la soledad del corredor de fondo para muchas otras luchas de la vida. os paso dos links para ver unos videos que sin lugar a dudas dan mucho que pensar sobre la fortaleza del ser humano. a mi por lo menos me han emocionado y me han motivado aún más.

http://www.youtube.com/watch?v=tRB1p89k7_I&NR=1

http://www.youtube.com/watch?v=MTn1v5TGK_w&feature=related

Peregrino dijo...

Joooooer, vaya dos videos. La piel de gallina y casi se me saltan ñas lágrimas. Impresionante ejemplo de no dejarse nada en la carrera! A mi me suele pasar lo mismo (en otro nivel, bastante más mariquita), al final de los maratones, por lo que, insisto, en mi nivel, entiendo perfectamente lo que les pasa.

Mildolores dijo...

Si el correr nos hace libres y la sensación de libertad que nos produce correr a pleno pulmón nos enseña a vivir mejor, quiero pensar que se termine reflejando en nuestra persona, por lo que acaba afectando a quienes nos rodean.
Si transmitir nuestra felicidad y nuestra sensación de vivir plenamente se les contagia a ellos también no me cabe duda que estamos contribuyendo, al menos un poquito, a hacer de este mundo un lugar mejor.

Perdón por no pasarme mas a menudo por este rincón.
Un abrazo a los "Londoner" y saludos a todos los demás.

Feliz año 2008.